Desde el ISJ aclaran que los fondos que la nación aumentará a las obras sociales no beneficiará a las provincias

El presidente del Instituto de Seguros de Jujuy, Daniel Palumbo analizó la realidad financiera de las obra social provinciales, luego de que se anunciara un aumento en los fondos en las obras sociales sindicales, con el giro de fondos desde nación de 3 mil millones de pesos, asegurando que es una situación de desventaja la que viven las instituciones provinciales, por lo cual abogó por más asistencia, por ejemplo, para el sector pasivo, que desde la transferencia de las cajas jubilatorias pasaron a depender del órgano provincial.
Por este motivo recordó que desde 2006 existe un proyecto de en la cámara de diputados de la nación para que las 11 provincias que transfirieron dichos fondos reciban asistencia de parte de nación.

De esta forma se encargó de aclarar que los recursos que el estado nacional aportará no beneficiarán a las provincias. "El gobierno nacional ha dispuesto aumentar los recursos del sistema de seguridad social, pero esta disposición alcanza a las obras sociales nacionales sindicales, y no a las obras sociales provinciales" indicó Palumbo.

Asimismo explicó que "el sistema de seguridad social está divido en tres; las obras sociales sindicales, las provinciales y PAMI. Después hay otros servicio como la medicina prepaga y los contratos individuales".

Por ello "las obras sociales provinciales van a seguir teniendo los recursos que devienen de las retenciones y las contribuciones que en concepto de empleador realizan los estados provinciales".

El titular del ISJ indicó que el sistema de seguridad social de las obras sociales provinciales, que nuclea en todo el país alrededor de 6 millones de afiliados, no tienen ningún tipo de subsidio del estado nacional, ni un sistema de reembolso por enfermedades catastróficas tampoco tienen un sistema de administración, que si lo tienen las otras formas de seguridad social.

Por ello consideró que esto representa una desventaja, al no existir una asistencia financiera del tesoro nacional y tampoco un sistema de reaseguro. "Todas las enfermedades de alto costo, sean oncológicas, de pacientes con HIV o transplantados, constituyen gastos definitivos, patologías que en los otros regímenes de servicio social están cubiertos de un modo que luego es reembolsado. Esto da mejores condiciones a las obras sociales sindicales para atender estas patologías" sostuvo.

En contraste la provincia tiene ningún otro tipo de asistencia financiera, que no sea los fondos que aporta el propio estado provincial.

Ante esta situación recordó que tiempo atrás se reparó en el tema. "En el año 1995 personalmente hice una propuesta a nivel de la Confederación de Obras Sociales Provinciales para generar una administración nacional de programas especiales que asistiera a todas las provincias de la misma forma que se asiste a los otros regimenes, teniendo en cuenta que hay provincias grandes y ricas y otras que tienen poca cantidad de afiliados y disponibilidad de recursos".

No obstante no tuvo asidero la iniciativa. "Es muy difícil llegar a un tipo de acuerdo en este sentido porque estamos tratando de incorporar en un mismo acuerdo a una provincia como Buenos Aires que tiene 1.800.000 afiliados y a otra como Tierra del Fuego que tiene 30.000 aseguró, agregando que "es tan asimétrico la composición de las obras sociales provinciales que las provincias mas chicas están en inferioridad de condiciones".

Por ello mencionó que una alternativa para mejorar el financiamiento sería la asistencia por aquellos afiliados del sector pasivo. "Vamos a sostener los planes de cobertura que venimos dando a nuestros afiliados. Pero habría que replantear en el futuro que las provincias que transfirieron las cajas de jubilaciones reciban una ayuda de parte del gobierno nacional. Cuando se transfirieron las mismas, fueron 11 provincias y la población de jubilados de ese momento más los que se jubilaron en el futuro quedaron dentro de la orbita de la obra social provincial. Esto produjo una disminución del financiamiento atento a que cuando estaban las cajas en la provincia el estado provincial ponía estos recursos como contraparte para la atención de los jubilados. Al hacerse la transferencia este recurso se perdió" explicó.

Según Palumbo actualmente aquellas provincias que no transfirieron las cajas y tienen déficit financiero en sus cajas de jubilaciones están recibiendo asistencia de parte del gobierno nacional.

Por este motivo en el año 2006 se presentó un proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación, en la comisión de salud, donde las 11 provincias solicitaron la restitución de los fondos para la atención de los jubilados que habían quedado dentro de las obras sociales. Allí se concentran las expectativas.

"Este proyecto no fue tratado. No obstante eso hemos mantenido un contacto permanente con el poder legislativo nacional para poder avanzar en esto. En la última reunión mantenida con el ministro de salud de la nación lo pusimos en conocimiento de la existencia del proyecto y la importancia del mismo para recomponer las obras sociales provinciales" concluyó.

Comentá la nota