Desde 2006 el supermercado de Fontana era proveedor del Estado

Desarollo Social suministró información oficial acerca de la relación comercial con el autoservicio El Cohete. Este negocio facturó en 2008 más de $1.600.000 a la actual gestión.

El gobierno provincial salió ayer a aclarar su relación comercial con el supermercado El Cohete, un proveedor de Fontana que en 2008 facturó más de $1.600.000 al Estado, pero que -según denunció Desarrollo Social- vendía al Ejecutivo desde 2006, en plena gestión de Roy Nikisch.

El caso de este humilde proveedor de verduras causó revuelo e incluso los medios nacionales se hicieron eco de las llamativas compras que le hizo el gobierno provincial el año pasado. Entre las adquisiciones figurarían desde bizcochitos de grasa, hasta resmas de papel, y El Cohete estaría inscripto como abastecedor oficial en más de 30 rubros.

«La relación del Estado provincial con el supermercado comienza durante el gobierno radical de Roy Abelardo Nikisch, el 10 de febrero de 2006, poco menos de dos años antes del inicio de la gestión de Jorge Capitanich», fue la descarga emitida por el Ministerio de Desarrollo Social, por donde se canalizaban las ventas del autoservicio, y cartera sobre la cual pesarían algunas denuncias por posibles irregularidades en cuanto a los procesos legales de compra.

El descargo oficial llegó poco después que la noticia trascendiera fuera de la provincia. «El comercio consignó como domicilio un local ubicado en pasaje La Pampa 739, de Fontana, lo que no se corresponde con las imágenes y versiones periodísticas vertidas en un matutino de tirada nacional», agrega el comunicado de prensa.

Según detalló el informe de la cartera social, El Cohete está registrado en 27 rubros, lo que le permite operar con las distintas dependencias provinciales y además exige que las áreas que se encargan de las adquisiciones (Departamentos de Compras) estén obligados a invitarlos a participar de las licitaciones y concursos de precios.

COMPRAS

LLAMATIVAS

El gobierno provincial le compró al cuestionado supermercado bizcochitos por $34.083, refrigerios para distintas dependencias por $53.658, máquinas de coser valuadas en $14.274, resmas de papel por $52.810 y hasta una máquina para gomería valuada en $2.979. En 2008 la provincia adquirió un proyector, sillas, bolsas de residuos, materiales eléctricos, una lámpara de proyector, cera, artículos para polideportivos, repuestos de vehículos, linternas, bicicletas, golosinas, globos, caramelos, chupetines, alfajores, huevos, verduras, pan dulce, alimentos para las cárceles, pan, detergente, puré de tomates, carne, elementos de limpieza, pintura, orégano, leche, pollo, laurel, pan rallado, artículos de librería, yerba, pescado, azúcar y hasta tubos de gas.

En tanto y en representación del gobierno provincial, la ministra de Desarrollo Social, Beatriz Bogado, indicó que el organismo encargado de autorizar el alta de un comercio como proveedor del Estado, es el registro que funciona en la Contaduría General de la Provincia, organismo constitucional «que no tiene dependencia directa del gobernador».

«Tras la denuncia penal sobre supuesta estafa efectuada por el comercio en la compra de productos con tarjetas alimentarias, el Gobierno solicitó en abril de 2009 la baja del supermercado en el Registro de Proveedores del Estado. Además, el Ministerio de Economía, Producción y Empleo, solicitó la suspensión de todos los pagos al mencionado proveedor», culmina el informe.

Comentá la nota