Desde 2002, el súper lleva una suba de 248%

Hay precios, como el del queso o el pan, que se multiplicaron por cinco o por seis. Aun en dólares, son mucho más caros.
Llenar el changuito hoy en los supermercados cordobeses cuesta 248,2 por ciento más que en enero de 2002, cuando la Argentina abandonaba la convertibilidad, pero lo llamativo es que en estos siete años, hubo productos que, pese a las regulaciones, prohibiciones de exportar y control de precios, cuestan hasta casi seis veces más. Este es el caso del pan, por ejemplo, que en 2002 costaba 70 centavos el kilo y hoy, 5,50 pesos.

Según un relevamiento que realiza todos los meses La Voz del Interior desde enero de 2002 a esta parte en cuatro supermercados (Disco, Carrefour, Wal Mart y Libertad), el rubro frutas y verduras fue el que mayor incremento registró: 336,5 por ciento. Le siguió el sector almacén, con un aumento promedio de 298 por ciento; carnes y embutidos, 268 por ciento; lácteos, 232 por ciento, y tocador y limpieza, 141 por ciento.

No hubo artículo que subiera por debajo de los dos dígitos. La crema dental fue la que menos creció: 91 por ciento.

Este mes, la canasta para cuatro personas llegó a los 902,66 pesos. La diferencia entre enero de 2002 y ahora es de 643,46 pesos. Aquel año, era posible llenar el changuito con 259,20 pesos.

Los precios dieron el gran salto en los últimos dos años con una inflación anual en torno al 25 ó 30 por ciento. Al mismo tiempo, se despegaron de las estimaciones del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) que calculó una suba de precios de 8,5 por ciento para 2006, de 8,47 por ciento para 2007 y de 7,20 para el año pasado. Según el organismo, los precios crecieron entre comienzos de 2002 y finales de 2008, 110,9 por ciento, menos de la mitad de la inflación real que supone el cálculo de este diario. En ese mismo período, el salario promedio de la economía, de acuerdo al Indec, se recompuso 191 por ciento, superando con creces a la inflación oficial.

Haciendo memoria. En enero de 2002, todavía era posible ir al súper y comprar un kilo de papa con una moneda de 50 centavos, o llevar un paquete de harina por 44 centavos y una botella de Coca Cola de 2,25 litros por apenas 1,50 peso. Hoy, esos mismos productos cuestan 2,55 pesos, 1,75 y 5,30, respectivamente.

El pan sigue siendo el caso emblema, porque si se midiese en dólares, hoy el kilo cuesta 1,50 dólar, 115 por ciento más que en 2002, cuando costaba 70 centavos de dólar.

Si se analiza rubro por rubro, en el sector carnicería, el jamón cocido fue el que más subió en los últimos siete años: 431 por ciento. En 2002, el kilo costaba 6,76 pesos. Hoy vale casi 36. Le siguió la costeleta de novillo que pasó de los 2,89 pesos el kilo a 13,40 pesos.

En el rubro lácteos, el queso cremoso sufrió un aumento de 447 por ciento en ese período. Ahora, el kilo cuesta 18,26 pesos más. En 2002, 4,10. La leche tuvo una suba más moderada: 157 por ciento. El litro costaba 72 centavos siete años atrás y pasó a 1,85 peso ahora.

La góndola de tocador y limpieza registró una suba de 365,6 por ciento en las afeitadoras (de 90 centavos pasaron a costar 4,19 pesos), y de 348 por ciento en el detergente (de 73 centavos a 3,27 pesos).

El sector de frutas y verduras sufrió el mayor incremento, impulsado por la papa (479 por ciento) y la manzana (455 por ciento). Esta fruta pasó de 1,12 peso a 6,22 pesos, aunque hay casos en los que se juegan factores estacionales.

Desde 2002, la suba ha sido constante. De seguir la tendencia, en 2009, la canasta podría pasar los mil pesos.

Comentá la nota