Por el descuento un maestro pierde tres veces el aumento.

Las quitas alcanzarán al 50 % de los 33.500 docentes que hay en la provincia y que adhirieron a las huelgas. Las liquidaciones están listas, pero todavía no se aplicaron, al aguardo de que concluya la conciliación obligatoria.
El Gobierno no tiene previsto rever la decisión de no pagar los días no trabajados por los docentes que se adhieran a los paros. Es más: ya están procesadas las quitas, listas para ser aplicadas en los sueldos de la mitad de los 33.500 maestros que hay en Entre Ríos.

El Gobierno maneja el dato de que entre un 49 a un 53 % de los maestros trabajaron durante los tres días de huelga que hubo al inicio del ciclo lectivo 2009, del lunes 2 al miércoles 4 del actual. De modo que prácticamente la mitad de los maestros adhirió a las medidas de fuerza, según esos cálculos. Sobre esa masa de trabajadores se aplicará lo determinado en la resolución Nº 458, que ordena pagarles los días “efectivamente” trabajados frente al aula.

La titular del Consejo General de Educación (CGE), Graciela Bar, dijo que la orden final de los descuentos quedará en suspenso hasta que concluya el plazo de conciliación obligatoria, que expira el jueves. Si en esa instancia no hay acuerdo, se hará efectiva la orden por cuanto las liquidaciones de los descuentos ya están preparadas, a partir de la información suministrada por los directores de escuela.

Cuanto menos

Los cálculos que hacen en Educación dan cuenta que cada docente perderá entre 43 y 47 pesos por día no trabajado —la suma final depende del cargo y la antigüedad—, más de 140 pesos por las tres jornadas de huelga, el triple de los 45 pesos que el Gobierno ofreció pagar a fin de mes en concepto de aumento, al subir de 1.445 a 1.490 pesos el sueldo mínimo de bolsillo.

El jueves, durante la conformación de la mesa paritaria en la que el Gobierno formalizó esa propuesta de aumento, los dos gremios de mayor representación, la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) y la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) dieron un portazo, disconformes con la negativa oficial a reconsiderar la decisión de no pagar los días no trabajados. Y aunque se abrió una instancia de conciliación obligatoria, hasta el jueves, el escenario es poco propicio para un eventual acuerdo.

Ayer, Bar confirmó que el Poder Ejecutivo no reverá la oferta salarial, unos 7 millones por mes destinados a suba de sueldos docentes, ni tampoco cambiará de opinión en torno a la determinación de no pagar los días no trabajados. “Son temas ya definidos. No habrá cambios”, confirmó la funcionaria.

A LA ESPERA. Bar explicó que los descuentos todavía no fueron liquidados, a la espera de que concluya el período de conciliación obligatoria, en cuyo ínterin ninguna de las partes puede adoptar medida alguna.

“Hasta que no se culmine con el proceso de las instancias negociadoras, no se puede tomar ninguna medida. Después, cada una de las partes tiene autonomía para seguir el camino que mejor considere. De todos modos, ya tenemos la información procesada. No hemos dado la orden. Pero si luego de terminada la conciliación, no hay acuerdo, nosotros tenemos atribuciones para hacer los descuentos”, observó.

—¿Siempre estuvo de acuerdo con la decisión de aplicar los descuentos por los días no trabajados? —.

—Sí, en todo momento. Soy parte del Gobierno provincial. Jamás voy a adoptar una medida en contra de lo que piense el equipo de gobierno. Yo estoy en el Gobierno porque comparto las medidas.

—¿Hay alguna medida pensada en caso de que se profundicen las medidas de fuerza de los docentes?

—El año pasado aplicamos una priorización de saberes. Este año no tenemos planeado nada todavía, pero iremos evaluando día a día. De todos modos, imaginamos que este año habrá una mayor cantidad de días de paro, lo cual ocasionará daños irreparables entre los alumnos.

—¿Se ha pensado en convocar a docentes que no estén en actividad para garantizar el dictado de clases?

—Es complejo ese tema. Aunque no es imposible. Llegado el momento, evaluaremos la posibilidad de confeccionar de listas de voluntarios, o de docentes que sustituyan a los que están en actividad. Pero en eso hay que ser cuidadoso. Hay que redactar una normativa que legisle al respecto. El ingreso en la carrera docente, lo dice el Estatuto del Docente, tiene que ser por concurso.

El congreso de Agmer se hará en Nogoyá

La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) convocó a un congreso provincial para el viernes próximo, en Nogoyá.

En ese ámbito, y de confirmarse el fracaso total de la negociación en el seno de la mesa paritaria, el gremio podría definir nuevas medidas de fuerza, que se sumarían a los tres paros ya cumplidos al inicio del ciclo lectivo 2009.

De todos modos, César Baudino, titular de Agmer, señaló que “podría haber otros caminos, distintos a la huelga. No nos cerramos en una sola medida”.

Uno de los puntos que deberá definir el congreso de Nogoyá es la posibilidad de iniciar acciones judiciales contra el Gobierno a raíz de la decisión de no pagar los días no trabajados durante las huelgas.

Qué propuso el Gobierno

El salario docente en Entre Ríos se calcula en base a puntos índice.

El sueldo del cargo testigo, el maestro de grado, se compone de 971 puntos (aunque en los últimos meses se crearon adicionales, de modo de que las subas no impactan de lleno, y distorsionan el escalafón).

Con la oferta de aumento a partir del 1º del actual, el Gobierno dispuso elevar el valor del punto índice de 0,701 a 0,7470 pesos.

En el caso de un docente que, además, percibe el adicional por zona desfavorable, esos valores pasan de 0,8570 a 0,9130 pesos.

Con esa suba, el básico conformado para el cargo testigo, pasará de 800,07 a 852,33 pesos.

De ese modo, un maestro de grado sin antigüedad pasará este mes de un sueldo de bolsillo de 1.445 a 1.490 pesos; con 1 año, de 1.458 a 1.505 pesos; con 2 años, de 1.539 a 1.591 pesos; con 5 años, de 1.582 a 1.638 pesos; con 10 años, de 1.630 a 1.701 pesos; con 15 años, de 1.750 a 1.839 pesos; con 20 años, de 1.892 a 2.249 pesos.

En tanto, entre el personal directivo, un secretario de escuela de primera categoría (cuyo salario se compone de 1.400 puntos índice), la suba, en caso de aquellos con 17 años de antigüedad, pasar de 2.194 a 2.301 pesos; con 20 años, de 2.389 a 2.509 pesos; con 22 años, de 2.498 a 2.623 pesos.

En tanto, un director de escuela de primara categoría (cuyo salario se compone de 1.942 puntos índice) el incremento supone pasar, en el caso de un docente con 10 años, de 2.178 a 2.296 pesos; con 15 años, de 2.444 a 2.577 pesos; con 20 años, de 2.889 a 3.045 pesos.

Comentá la nota