Descubrieron un Tiranosaurio Rex diminuto, ancestro del temido predador gigante

Fue hallado en China. Medía tres metros de largo, pesaba unos 60 kilos y era casi 100 veces más pequeño que el famoso rey de los dinosaurios

El esqueleto fosilizado de un Tiranosaurio Rex diminuto descubierto en China, que se remonta al menos a 125 millones de años, es una copia perfecta de su descendiente, el gigantesco predador que vivió de 90 a 65 millones de años antes que nuestra era.

Este nuevo T-Rex, bautizado Raptorex kriegsteini, medía tres metros de largo, pesaba unos 60 kilos y era casi 100 veces más pequeño que el famoso rey de los dinosaurios. Pero su estructura era casi idéntica -incluso sus escuálidos brazos- y tenía todos los rasgos que convirtieron al T-Rex en un predador tan exitoso, indicó Paul Sereno, paleontólogo de la Universidad de Chicago (Illinois, norte), principal coautor del estudio publicado por la revista Science.

Este inesperado nuevo eslabón en la evolución del imponente predador que llegó a dominar la mitad norte del planeta ha brindado a los científicos datos totalmente novedosos sobre cómo evolucionó el T-Rex.

"Tenemos un animal que es una centésima del tamaño del T-Rex - aproximadamente de mi tamaño- pero con todos las rasgos característicos -cabeza grande, músculos fuertes, brazos pequeños- que se pensaba eran adaptaciones necesarias para un predador de gran tamaño", indicó por su parte Stephen Brusatte, del Museo de Historia Natural de los Estados Unidos, coautor del estudio.

El fósil del Raptorex revela que los pequeños brazos evolucionaron de esa forma no para ayudar al tiranosaurio a compensar su peso general, sino a cambio de una mayor agilidad y velocidad.

Los potentes músculos de las patas traseras habrían ayudado al T-Rex a darle caza a su presa mientras las patas delanteras más pequeñas le permitían mantenerse erguido y atacar con sus mortíferas fauces.

El fósil del Raptorex -que se estima era un animal joven de cinco o seis años cuando murió- se remonta al menos a 125 millones de años, decenas de millones de años antes de la aparición de los T-Rex de gran tamaño.

El tiranosaurio Rex, uno de los carnívoros más grandes que vivieron sobre el planeta, podía medir casi 15 metros de largo y pesar hasta cuatro toneladas. Los tiranosaurios no alcanzaron su tamaño completo hasta hace unos 85 millones de año y desaparecieron hace unos 65 millones de años, en la gran extinción que puso fin al Período Cretácico.

"Lo que eso significa es que durante la mayor parte de su historia evolutiva, el 80% del tiempo que estuvieron en la Tierra los tiranosaurios eran animales pequeños que vivieron a la sombra de otro tipo de enormes dinosaurios predadores", indicó Brusatte en una conferencia con periodistas. Es probable que el T-Rex haya podido crecer hasta su colosal tamaño porque otros predadores se extinguieron, estimó Sereno.

Antes de la aparición del T-Rex, el dinosaurio carnívoro más grande era el Allosaurio, que medía 12 metros de largo y apareció hace 150 millones de años en África, China y Norteamérica, antes de extinguirse y dejar tal vez el camino libre a los tiranosaurios.

El increíblemente bien preservado fósil casi se pierde para la ciencia tras ser desenterrado ilegalmente y sacado de China para ser vendido en el mercado privado.

Un cirujano norteamericano fanático de los dinosaurios compró el fósil, todavía enterrado, y reconoció su potencial valor para la ciencia. Henry Kriegstein contactó a Sereno, que aceptó analizarlo si Kriegstein lo devolvía a China cuando se completara el trabajo. El nombre completo de la nueva especie, Raptorex kriegsteini, es por lo tanto en honor a Kriegstein.

Comentá la nota