Descubrieron un busto en homenaje al fundador de la Cruz Roja.

A doce días del aniversario de la Cruz Roja, se colocó en la filial de Esteban Echeverría un busto de Henry Dunaut, el fundador de la entidad a nivel internacional. La escultora de la obra y voluntaria de la entidad, María Esther Ibañez, explicó que "fueron muchos días de trabajo para crear la figura del emblema de la institución". Dunaut nació en 1828 y fue la primera persona en recibir el Premio Nobel de la Paz.
A pocos día de celebrarse el Día Mundial de la Cruz Roja, en la filial de Esteban Echeverría de Matienzo 24 se colocó ayer un busto del fundador de la institución a nivel internacional, Henry Dunaut.

Pasadas las 18:00, el presidente de la sede, Jorge Curbelo, y la escultura de la obra, María Esther Ibáñez, destaparon la obra que "llevó varios meses de trabajo".

En este contexto, el primero en tomar la palabra fue el titular de la Cruz Roja de Esteban Echeverría y aseguró que "es un verdadero orgullo que una voluntaria y artista haga este obsequio a la institución".

"Conozco varias filiales del país pero en muy pocos lugares he visto una imagen del fundador de la Cruz Roja", señaló Curbelo.

Ibáñez desde hace más de diez años colabora con la Cruz Roja y con el hospital Santamarina de Monte Grande. Es una de las voluntarias que ha realizado todos los cursos que se dictan en la sede de Matienzo.

Paralelamente a su trabajo "desinteresado" pero "lleno de amor", Ibáñez se dedicó al arte y desde hace un tiempo la filial recibe sus obras de arte.

"Gracias a la ayuda de mi profesora comencé a trabajar en la figura de Dunaut para que esté presente en esta entidad a la cual quiero tanto", manifestó a pura emoción la escultora.

Henry Dunaut nació el 8 de mayo de 1828 en Ginebra, Suiza. En 1853 comenzó a trabajar en un banco. Estaba convencido de que tenía el deber religioso de usar su capacidad para triunfar en los negocios y así poder usar ese talento y riqueza en favor de los necesitados.

En 1855 sugirió fundar una Asociación Mundial de la Alianza Universal de las Uniones Cristianas de Jóvenes, cuyos delegados se reunirían, cada año, en otro país de acuerdo al turno establecido.

Después de numerosas gestiones logró en 1864, en Ginebra, Suiza, sentar las bases de la Cruz Roja junto con los representantes de 17 países. Esta entidad de auxilio para los heridos de guerra, sin distinción de nacionalidades, adoptó los colores de la bandera suiza pero invertidos: una cruz roja sobre un fondo blanco. En 1901 recibió el primer Premio Nobel de la Paz.

"Fue una persona ejemplar y fue un ícono de la solidaridad. Por eso elegí hacer su busto y no el de otra persona", explicó Ibáñez.

Para finalizar, el médico neurólogo Jorge Curbelo destacó la labor de las personas que participan en la Cruz Roja de Esteban Echeverría, que son 30, y sostuvo que "en tiempos difíciles es muy valorable la participación de los voluntarios".

La Cruz Roja es un movimiento mundial de carácter humanitario, esencialmente constituido por voluntarios que existe en 145 países.

Comentá la nota