Descubren las ruinas de la primera planta potabilizadora de agua

Descubren las ruinas de la primera planta potabilizadora de agua
Las obras de ampliación y mejoras de la planta potabilizadora de Aguas Santafesinas SA (Assa) dejaron al desnudo una grata sorpresa. La excavación para enterrar un conducto subterráneo permitió llegar hasta las ruinas de la primera procesadora de agua potable construida en 1887. Con estos hallazgos arqueológicos, la compañía estatal ya tiene en carpeta montar durante 2009 una sala de exposiciones en la Casa del Agua con piezas antiguas, ladrillos de la época, fotos y planos. Además, se encontró un túnel ferroviario usado hace 122 años para trasladar el coque (combustible) a las calderas que abastecían las primeras bombas de suministro.
Parte de la historia de Rosario aún se esconde bajo tierra. En este caso, la necesidad de ampliar la infraestructura y los ductos de desagües en la planta de Arroyito (Echeverría entre Paso y French) hizo que los técnicos de Assa se llevasen una grata sorpresa.

El tramo de montaje de un conducto subterráneo, desde la zona de proceso coagulante hasta el río, tenía enterrada parte de las ruinas de la primera planta potabilizadora finalizada el 30 de noviembre de 1887 e inaugurada el 13 enero de 1888.

Ante este descubrimiento, Assa colocó en sus instalaciones losas móviles a fin de ir retirando las piezas de valor patrimonial. "Está previsto acondicionar en la Casa del Agua (que funciona en las instalaciones de la planta) una sala de patrimonio con objetos históricos como válvulas, ladrillos de la época, mapas y planos", apuntó el gerente de Relaciones Institucionales de Assa, Guillermo Lanfranco.

Además, se encontraron partes de los túneles que se usaban para transportar el coque hacia las calderas. Este mineral era importado desde Inglaterra, colocado en vagones de carga lateral y transportado por las vías de trocha angosta. Se trataba del combustible esencial para hacer funcionar las bombas a vapor.

Mientras tanto, las actuales obras en la planta prosiguen su marcha. Se está haciendo un tendido nuevo del cableado eléctrico, optimizando el funcionamiento de filtro de los decantadores y nuevos conductos.

El 6 de agosto de 1884 la concesión del agua corriente quedó a cargo de Andrés Mac Innes, en épocas de grandes enfermedades y pestes como el cólera que asolaba a los rosarinos.

En el momento de su habilitación, la planta originaria abastecía a 1.100 inmuebles, un 20 por ciento de la población rosarina. Dos años después su prestación cubría el 50 por ciento. En 1896, el servicio pasó a la Compañía Consolidada de Aguas Corrientes de Rosario hasta 1948 cuando se transfirió a Obras Sanitarias de la Nación.

En 1887 la toma del agua "cruda" se hacía a través de cañerías apoyadas sobre un muelle de madera. El agua se clarificaba por sedimentación, se filtraba y se desinfectaba antes de pasar a una reserva y era distribuida por una máquina a vapor.

Entre 1904 y 1914 se aumentó la capacidad de bombeo, se sumaron filtros y se prolongó el muelle de la toma. En tanto, se habilitaron depósitos subterráneos y dos nuevas calderas. De 150 mil habitantes que tenía la villa del Rosario, 13.920 casas contaban con agua potable.

Uno de los más grandes. En 1922 se construyó el primer tanque. La compleja estructrura, moderna para su época, abastecía el área Ocampo, Italia, 27 de Febrero y Dorrego y calificada como "una de las mayores del mundo". Con la demolición de la chimenea de la vieja planta, el depósito quedó en desuso en la década del 60.

Tras el paso a la órbita de Obras Sanitarias de la Nación, el 6 de marzo de 1965 se habilita la actual planta potabilizadora. Desde 1995 la explotación estuvo a cargo de Aguas Provinciales de Santa Fe y desde febrero de 2006, en manos de Assa. Produce más de 75 millones de litros al día.

Comentá la nota