Descubren la primera semilla transgénica tolerante a la sequía

La innovación acaba de ser anunciada por sus creadores, Monsanto y Basf. Estará disponible en Estados Unidos en 2012 y estiman que dos años más tarde llegará a la Argentina
Al cabo de una campaña agrícola golpeada por una de las peores sequías del siglo, las empresas Monsanto y Basf anunciaron que desarrollaron el primer transgénico tolerante a la falta de agua. Mientras la Argentina ya contabiliza 32 millones de toneladas de granos menos por falta de agua –10 millones menos de maíz– las firmas dijeron que crearon un maíz que ayuda a las plantas a atravesar mejor los períodos de estrés hídrico.

Si bien ya existían algunos cultivos con mayor tolerancia a la sequía, esta es la primera vez que se incorpora a la semilla un gen –en este caso, el cspB, que se encuentra naturalmente en una bacteria– para conseguir este efecto.

El descubrimiento es el primer resultado de la sociedad entre ambas firmas para el desarrollo tecnológico, según lo informaron los máximos referentes mundiales de Basf y Monsanto.

El desarrollo estaría disponible comercialmente en 2012 en Estados Unidos, anunció la firma. Y según informaron a El Cronista especialistas de Monsanto, la invención podría llegar a la Argentina en 2014.

Este tipo de transgénicos se desarrolla especialmente para cada región porque las semillas originales sobre las que se aplican los nuevos genes son diferentes.

Santiago Mazzini, gerente de Desarrollo Tecnológico de Monsanto en la Argentina informó a este diario que la empresa trabaja desde 2006 en el desarrollo de maíces transgénicos tolerantes a sequía en el país. Según explicó, los resultados aún son preliminares pero la firma estima que la semilla podría estar a disposición de los agricultores argentinos en la campaña 2014. Sin embargo, Mazzini aclaró que los plazos se ajustan también a "las aprobaciones de los organismos regulatorios".

El producto logrará que maíces de los agricultores estadounidenses rindan 10% más en situaciones de estrés hídrico, y aún no se sabe cuánto podría ser la mejora en las semillas desarrolladas en la Argentina.

Según el INTA, siete de cada diez años presentan problemas hídricos que perjudican el desarrollo del maíz en la Argentina. "Con este descubrimiento, vamos a poder disminuir ese efecto y podremos tener un rendimiento mayor", agrega Mazzini.

Para lograr el maíz tolerante a la sequía en el país, la empresa tiene comprometido un equipo de científicos que trabajó en ocho localidades en la campaña pasada, y que lo hará en diez durante la campaña 2009/10.

Más adelante, la soja

En Estados Unidos, la empresa está trabajando en el desarrollo de soja transgénica tolerante a sequía, pero no se han iniciado las investigaciones para lograrla a nivel local.

En 1996, la soja resistente al herbicida glifosato (conocida como soja RR), revolucionó el cultivo en la Argentina, tanto que hoy, más del 95% de la soja argentina es RR.

Pero los productores locales deberán esperar más para tener la semilla de soja tolerante a sequía. Por un lado, por los años que demanda el desarrollo y por el otro, porque las autoridades argentinas, las empresas y los productores aún no consensuaron un sistema de pago de patentes.

Esa situación frena la innovación en soja, trigo y algodón, cultivos que, a diferencia del maíz y el girasol, se pueden reproducir en el campo sin perder sus características genéticas.

Comentá la nota