Por el descontrol juvenil, en Mar del Plata trasladarán boliches de la calle Alem a la Escollera Norte

El Concejo Deliberante del partido de General Pueyrredón aprobó el proyecto de traspaso de una veintena de los locales del corredor nocturno a la escollera Norte de Playa Grande. En Alem se creará un paseo recreativo
Fuentes legislativas informaron ayer que la iniciativa, que contempla además la creación de una terminal de cruceros y un paseo recreativo, fue votada por mayoría oficialista, pese a las críticas del radicalismo, el GEN, el Frente Nacional y Popular, el Movimiento Peronista y el Frente Es Posible.

El proyecto no prevé el traslado de la totalidad de los locales nocturnos de Alem, donde el bullicio provocado por miles de jóvenes durante las últimas temporadas veraniegas generó el repudio de los vecinos, lo que motivó a su vez la iniciativa legislativa del Frente para la Victoria.

Los habitantes del lugar se manifestaron conformes con la aprobación del proyecto en declaraciones a la prensa, aunque reclamaron una modificación de ordenanzas y códigos urbanísticos que impida la nueva instalación de locales nocturnos en la zona.

El presidente del Consorcio Regional Portuario, Eduardo Pezzati, consideró que la iniciativa deja a la escollera Norte "ante la posibilidad concreta de convertir un lugar que estaba en malísimas condiciones en una industria turística".

"Mar del Plata tiene la posibilidad histórica de recuperar una zona fundamental", dijo en ese sentido. Pezzati aseguró que las obras que se harán en el lugar generarán "trabajo y progreso para los marplatenses", para especificar luego que el traslado de los locales nocturnos de Alem permitirá "darle tranquilidad a los vecinos".

El concejal de la oposición Carlos Arroyo, del monobloque Frente Es Posible, fustigó a la iniciativa oficialista.

"El traslado de bares a la escollera es lo más irracional que he visto en mi vida", dijo, y denunció la falta de un estudio de impacto ambiental al resaltar que hay un depósito de combustible debajo del muelle.

"Si se produce una explosión, van a tener que salir nadando", remarcó, mientras que su par radical Carlos Katz consideró en la misma línea que "esto es un gran negocio inmobiliario".

Comentá la nota