Se desconoce cuántos niños están en situación de calle

Sólo se manejan con datos estimativos. s Actualmente, afirman que en el casco céntrico están trabajando con 150 chicos. Cuentan con trabajadoras sociales, un profesor de Educación Física, artista plástico y un cuerpo de docentes.
En 2005, la por entonces Secretaría de Desarrollo Social había puesto en funcionamiento un programa destinado a rescatar a los chicos viviendo en situación de calle, que precisamente se denominó "Chau Calle".

En un principio, se trabajó con 75 niños. Y hoy casi 5 años después, y tras haberse convertido la secretaría en ministerio y reorganizado el plantel, sólo se manejan con números estimativos acerca de la cantidad de niños que viven en situación de calle.

Concretamente, el "Chau Calle" está trabajando con 150 chicos, pero los responsables desconocen el número real de chicos que continúan deambulando sin techo por la ciudad.

La actual encargada del programa, Olga Tapia, aseguró que en sus orígenes hubo un relevamiento de chicos viviendo en situación de calle. Éste se había realizado por "operadores de calle" y personal de la Brigada de Menores de la Policía. En aquel tiempo, recordó, en el casco céntrico había alrededor de 75 chicos.

"Hoy, actualmente, no existe un relevamiento puntual. Tenemos un estimativo de datos. Creemos que hoy habría el doble de chicos. Ahora, nosotros trabajamos con 150 menores a quienes se les hace un abordaje profesional. Si hablamos de los barrios y las comunidades, serían más los chicos en situación de calle", admitió.

Tapia aclaró que cuando se habla de chicos en situación de calle se trata de aquel niño que pasa la mayor parte del tiempo deambulando por la ciudad pero que vuelve a su casa para dormir. No es lo mismo decir, aclaró, que se trata de un "chico de la calle", que está en ese espacio porque lo adoptó como ámbito de vida.

"No quiero asignar sin tener una estadística o haber realizado un trabajo serio de relevamiento. Estamos trabajando con 150 chicos dentro de las cuatro avenidas. Son chicos que provienen de los distintos barrios, tanto del sector norte como del sector sur porque todavía no estamos ha ciendo un trabajo serio en los barrios y las comunidades", sostuvo.

Según Tapia, recién este mes se comenzaría a trabajar para tener la posibilidad de dar nuevas respuestas a estas nuevas situaciones y que tienen relación con la magnitud de este fenómeno.

Para la encargada del programa, la proliferación de chicos vagando por la ciudad se debe a las distintas transformaciones socio-económicas que se dieron en el país en los últimos tiempos.

Generalmente, remarcó, el abordaje que se lleva a cabo para los chicos en situación de calle tiene una perspectiva que apunta a la infancia en otra situación.

Además, consideró que se trata de un fenómeno que va surgiendo en magnitud y es complejo.

Opinó igualmente que se trata de una temática que debe "problematizar" en las diferentes dimensiones, porque el chico no está en la calle porque la familia sea "abandónica", sino que se relacionan muchas otras cuestiones para llegar a esta conclusión, por lo cual se habla de la necesidad de dar una respuesta integral para el niño.

El objetivo principal del programa es poder promover una salida del niño de este ámbito callejero. Si bien la intervención es parte de esta relación que se ha ido dando en este tiempo, se va generando con los profesionales del equipo y los niños y adolescentes.

"Difícilmente se puede revertir si no se produce una intervención externa", agregó.

En este sentido, indicó que además del programa hace falta "mucho más" para erradicar el cuestionamiento de la lógica de vida callejera.

La encargada del "Chau Calle" manifestó que es primordial la implementación de una política hacia la infancia porque se debe tener el marco legal de Protección Integral.

Si bien hay derechos y obligaciones que parten de una familia, también el Estado debe brindar las condiciones para esa familia. La adhesión a la Ley Nacional de Protección a la Infancia Nº 26061 va a permitir otro tipo de política de tipo integral, enfatizó.

"Seguimos viendo al niño como un menor incapaz, como objeto de compasión, tutela y represión. Lo que se hace generalmente es una doble violencia, una doble exclusión. Se separa de la familia y del espacio del que ellos se aprehendieron para desarrollar sus vidas", apuntó.

La implementación de esta política, indicó, va a tomar importancia en la agenda pública porque está vinculada con la Ley de Protección Integral, que ve al niño como un sujeto de derecho; es un ciudadano y no un objeto de compasión. Con esta mirada, las políticas van a estar enfocadas en un marco de trabajo que esté orientado a la ciudadanía.

En acción

El programa Chau Calle cuenta con un personal de trabajadoras sociales, un profesor de Educación Física, un artista plástico y un cuerpo de docentes. Se lleva a cabo un trabajo en conjunto con el ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología.

El esquema de trabajo está enfocado con la relación que el chico va construyendo en la calle, detalló. El dispositivo principal con el que cuenta es el desayunador que funciona en el Hospedaje del Peregrino. Es allí donde se comparten actividades pedagógicas, recreativas, físicas, artísticas y asistenciales. Muchas de estas acciones también se realizan en lugares como el Club Los Amigos, en el barrio La Viñita, y en otros clubes cuando los chicos son invitados a compartir jornadas.

"En el desayunador -finalizó- se llevan a cabo actividades pedagógicas porque allí se dan las clases de apoyo y se abrieron otras aulas satélites en distintas comunidades con personal del gabinete educativo".

Comentá la nota