Descifraron el genoma del VIH: podrán atacarlo con más precisión

Es como un mapa. Permitirá develar los "trucos" que usa el virus para replicarse.
Científicos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE.UU.) descifraron el mapa genético completo del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Se espera que este avance permita comprender mejor cómo actúa el sida, y poder así desarrollar una nueva generación de fármacos antivirales para una enfermedad hasta ahora incurable.

El hallazgo es relevante, al punto que la revista Nature le dedicó la tapa de su edición de ayer.

Los investigadores han encontrado dentro del virus estructuras desconocidas y muy difíciles de develar, que permiten al VIH replicarse en el organismo. "Empezamos a comprender las estrategias del genoma que permiten al virus escapar de la detección de su anfitrión humano", reveló Kevin Weeks, que dirigió el estudio.

El científico señaló que estos hallazgos ayudarán a crear mejores fármacos. Los medicamentos nuevos suelen diseñarse para caber en estructuras específicas de un virus, con el fin de que se adhieran a una célula, por ejemplo, o de complicar su "trabajo" de replicación.

Antes de llegar a descifrar la estructura completa, los científicos obtuvieron primero el modelo de una pequeña región. La estructura completa es similar a un collar con infinidad de abalorios colgando.

El VIH tiene su información genética en una molécula de ácido ribonucleico (ARN), al igual que la influenza, la hepatitis C y muchos virus que causan resfríos. El genoma de los mamíferos, en cambio, se inscribe sobre la doble hélice del ADN (ácido desoxirribonucleico).

La información del ADN es relativamente fácil de decodificar. Pero la del ARN, conformada por una sola hebra, es mucho más difícil, ya que es capaz de plegarse de diferentes maneras y formar objetos en tres dimensiones.

Para obtener la información del VIH, los investigadores desarrollaron un nuevo método químico, llamado SHAPE, que les permitió tener una imagen "a vuelo de pájaro" del interior del virus, tanto de los compuestos químicos llamados nucleótidos (el VIH está formado por una cadena de casi 10.000 nucleótidos), como de las formas y pliegues de las hebras de ARN.

Pero los virus de ARN son especialmente duros de atacar. En el mercado hay más de veinte fármacos contra el VIH, y se necesitan varias combinaciones para mantener el virus bajo control.

A partir de ahora, los biólogos especializados en el estudio de las estructuras de los virus podrán servirse de este mapa del genoma para programar la exploración de las funciones de determinadas regiones del virus, a nivel de átomo.

El próximo objetivo del equipo estadounidense es cambiar la secuencia del ARN y comprobar si el virus se resiente. "Si no crece bien, eso significa que habremos cambiado algo que era importante para la supervivencia y el desarrollo del virus", señaló el microbiólogo Robert Swanstrom.

"Estamos esperanzados en que esto abra muchas oportunidades nuevas para el descubrimiento de medicamentos –expresó Weeks–. Tenemos una lista enorme de cosas que podemos intentar".

Comentá la nota