Descartó la posibilidad de mejorar la oferta a la sanidad

"La Provincia no tiene dinero, estamos teniendo problemas para pagar los sueldos y estamos llegando justo a fin de mes", fueron las palabras utilizadas por el Gobernador José Alperovich.

Mientras los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad esperan una oferta salarial que supere a la presentada el miércoles por el Poder Ejecutivo, bajo amenaza de convocar a un paro por 72 horas para la próxima semana, el gobernador José Alperovich reiteró ayer que no hay fondos para otorgar un aumento acorde a las expectativas del sector.

"La provincia no tiene dinero, estamos con problemas para pagar los sueldos, estamos llegando justo a fin de mes", argumentó el Gobernador, en declaraciones a la prensa, a la hora de justificar la negativa oficial a otorgar la recomposición que exigen los profesionales, quienes mantienen un plan de lucha, con paros y quites de colaboración en los hospitales y CAPS de toda la provincia desde hace cinco semanas.

El jueves, los profesionales rechazaron "por inadmisible" el ofrecimiento del ministro Pablo Yedlin, que consistía en un aumento de 20 pesos en la base de cálculo (a partir de un descuento en el ítem Responsabilidad Médica, que sólo beneficia a los galenos) y la incorporación de 1.500 contratados a la planta permanente del Estado antes de fin de año.

Contraoferta

Ese mismo día, elevaron una contraoferta al Gobierno, exigiendo un incremento del 100 por ciento en la base de cálculo salarial (llevándola de 250 a 500 pesos) la titularización de 3000 contratados antes de fin de año y que se dejen sin efecto los descuentos de haberes y sanciones administrativas aplicados contra los huelguistas.

El sector emplazó al Gobierno para que de una respuesta a ese petitorio hasta el próximo lunes, oportunidad en la que volverán a realizar una asamblea con la presencia de delegados de todos los hospitales y CAPS, en el Centro de Salud, donde definirán los pasos a seguir. En este sentido, adelantaron que si no hay un ofrecimiento superador respecto al presentado a mediados de esta semana, irán a un paro sin asistencia a los hospitales el martes, miércoles y jueves de la próxima semana.

Además, anunciaron acompañarían esa huelga de tres días con una nueva "marcha blanca" a la plaza Independencia el miércoles 9 de este mes.

"Que reflexionen"

Frente a las amenazas, Alperovich exhortó a los médicos a "que reflexionen, porque hay gente humilde (afectada por las medidas de fuerza). El problema es que estamos sin dinero, no podemos dar lo que no hay", insistió.

El Primer mandatario sostuvo que "el diálogo no se debe cortar nunca" y, al igual que ayer, advirtió que "si doy un aumento a los médicos, van a pedir aumento toda la administración pública y no hay más".

El titular del PE defendió su política de contención del gasto público y dijo que "lo importante es que a toda esta transformación de los últimos seis años no la vamos a tirar por la borda". Sobre el mismo punto, recordó que su gestión viene realizando un ajuste "desde septiembre del año pasado. Si la provincia está andando en medio de semejante crisis, es porque han hecho un sacrificio importante los intendentes, los delegados, los ministros. Todos hemos trabajado en conjunto y vamos a llegar bien a fin de año", subrayó.

El Gobernador defendió su decisión de ponerle freno al gasto público afirmando que "los tucumanos no quieren volver nunca más al Tucumán donde no se pagaban los sueldos; donde había paro todos los días; donde el comercio no andaba; donde no se dictaban clases; no había remedios en los CAPS y no se daba educación. Los tucumanos no quieren volver al Tucumán incendiado", sentenció.

Ministro ratificado

En las últimas semanas, Yedlin se convirtió en blanco de fuertes críticas por parte de los autoconvocados, quienes solicitaron su alejamiento del cargo.

Frente a esos planteos, Alperovich ratificó a Yedlin al frente de la cartera sanitaria de manera contundente. "Es el mejor Ministro de Salud que hemos tenido en Tucumán", enfatizó Alperovich, en defensa de su colaborador.

Protestas

Mientras aguardan una respuesta del Gobierno a la contraoferta realizada, los autoconvocados mantienen los quites de colaboración en los centros de salud públicos de toda la provincia. Ayer, como consecuencia de la medida, miles de tucumanos no fueron atendidos en los consultorios externos ni de especialidades, al tiempo que volvieron a suspenderse las cirugías programadas, a excepción de aquellas que demandaban urgencia. Además, delegados de distintos nosocomios participaron en horas del mediodía de una movilización al frente del Instituto de Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes, para repudiar las sanciones administrativas aplicadas por el Ejecutivo contra dos profesionales de ese nosocomio, en represalia por haberse plegado a las medidas de fuerza.

El lunes, los autoconvocados volverán a realizar un quite de colaboración, hasta las 13.00, hora en que se realizará la asamblea para definir la continuidad del plan de lucha.

Comentá la nota