No descartan que el recambio en el Gabinete municipal vaya más allá de las áreas obligadas

Fue el mensaje que ayer lanzó Carlos Fernández, que en diciembre deja su cargo al frente del Gabinete para asumir una banca en el Senado. Anticipó que el acuerdo salarial se traducirá en el esquema de tasas para 2010.
El jefe de Gabinete del Municipio Carlos Fernández, que dejará en diciembre el Municipio para asumir su banca en el Senado de la Provincia de Buenos Aires, no descartó ayer que el recambio de diciembre a otras áreas, además de las que deberán cubrirse por el resultado de las elecciones legislativas de junio pasado.

En declaraciones realizadas ayer, Fernández no descartó que los cambios se den en otras áreas además de la Secretaría de Desarrollo Social, donde ya renunció Julio Elichiribehety; la de Gobierno, Marcos Nicolini debe asumir como concejal, y Jefatura de Gabinete, debido a que él mismo debe asumir la senaduría provincial.

"En el Gobierno ahora estamos en una etapa de evaluación que no hemos terminado aún y el Intendente no me ha autorizado para dar nombres o áreas a cambiar, lo cual es muy difícil en medio de un proceso, porque hasta el 10 de diciembre falta tiempo", señaló el jefe de Gabinete.

Atento a ello, aseveró que "hay gente que tiene que seguir al frente del área y no se la puede desautorizar con tanta anticipación".

El funcionario explicó que "este Gobierno permanentemente y siempre ha buscado oxigenarse a sí mismo, a veces lo que es oxigenación para el propio Gobierno no es leído del mismo modo afuera".

Sin embargo, usó una metáfora futbolera para argumentar la otra posición: "Hay técnicos que dicen que equipo que gana no se toca y la realidad es que los resultados indican que el equipo viene funcionando bien".

Sobre las modificaciones obligadas, Fernández acotó que "se está estudiando todo, se está buscando gente que tenga la idoneidad suficiente como para enfrentar un desafío de estas características, porque nos vamos algunos que hemos tenido un protagonismo importante durante la gestión".

Al respecto, aclaró que tanto él, como Elichiribehety y Nicolini, se van "solamente a cumplir otro rol político, pero no dejamos el equipo, vamos a cumplir funciones de otras características, pero lo veo como una extensión de la propia gestión municipal en otros niveles de gobierno".

Lo cierto es que señaló que "el gobierno ha logrado saber resolver estos desafíos de la mejor manera, el Intendente siempre ha tendido el criterio más adecuado hasta ahora, y lo sigue teniendo, y conserva eso que le permite seguir tan bien posicionado ante la gente".

El incremento y su

impacto en las tasas

Tras el acuerdo alcanzado con el Sindicato de Trabajadores Municipales, Fernández advirtió que las consecuencias del incremento se traducirán en el esquema impositivo, acuciado por el déficit provincial que se traslada a las cuentas comunales.

"Uno no saca los recursos de sus bolsillos, sino que está defendiendo el bolsillo de los contribuyentes, con errores y aciertos de cada uno, pero todas estas cuestiones terminan repercutiendo en los contribuyentes" reiteró.

Y agregó que "la Municipalidad no tiene una maquinita de hacer dinero, por eso todo lo que es incremento en el gasto, el salario lo es, obviamente saldrá de un aumento de los recursos. Tenemos dos vías: coparticipación o transferencias de Provincia, que para 2010 estará cerrada la cuestión y con suerte será igual a la de ahora; por lo tanto la diferencia va a surgir de aumentos de tasas", completó.

Por eso, insistió con que "si se realiza más la negociación salarial es obvio que eso repercute de inmediato en el bolsillo de los contribuyentes, eso es indefectible acá y en la China".*

Comentá la nota