Descartan posible caso de fiebre amarilla en Charata

CHARATA (Agencia) - Resultados cruzados de dengue y anticuerpos compatibles con la fiebre amarilla de un análisis realizado a una mujer oriunda de Charata causaron inquietud en la población. Sin embargo, ayer, el director de Emergencias Sanitarias de la Nación, Gabriel Ive, descartó la existencia en Charata de un caso de fiebre amarilla y llevó tranquilidad a la población.
Aseguró que se trata de una "reacción cruzada" por un caso de dengue y confirmó que la contraprueba fue enviada al Instituto Maiztegui de Pergamino.

En menos de una semana estarían listos los resultados de una segunda prueba de sangre realizada a la mujer infectada, que fue enviada al Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas "Julio Maiztegui".

La versión de una mujer afectada con fiebre amarilla comenzó a circular con fuerza en los últimos días. El caso estaba en conocimiento de las autoridades sanitarias del hospital local y de los expertos del Ministerio de Salud de la nación que realizan trabajos en Charata desde el inicio de la epidemia de dengue.

El doctor Gabriel Ive, director de Emergencias Sanitarias de la nación, confirmó que desde el martes las autoridades nacionales tomaron conocimiento de caso y realizaron contactos con los especialistas del Instituto Maiztegui. "Nos informaron que no se trata de un caso de fiebre amarilla, sino que simplemente alguna reacción viral puede dar positivo para otro tipo de virus y, en este caso, fue con el virus de la fiebre amarilla", reveló. Así, explicó que muchas veces se presentan casos donde las reacciones virales aparecen "cruzadas". "Es dengue con reacción positiva para fiebre amarilla", aseguró el experto. Asimismo, señaló que la contraprueba se realiza para tener mayores certezas. "Queremos darle la tranquilidad a la población de que sólo se trató de una suposición", subrayó el médico.

Formas de contagio

Explicó además que la fiebre amarilla tiene un modo de contagio similar al dengue, con un vector (el mosquito Aedes aegypti) que transmite el virus. "Debe haber, para este caso, un reservorio que es un animal, no un ser humano. Y ese animal es el mono", observó el doctor Ive. Por eso dijo que las zonas de ocurrencia de este tipo de infecciones son lugares cercanos a regiones selváticas.

Reveló que no existen datos que confirmen un posible viaje de la mujer infectada a zonas de las provincias de Misiones y Corrientes, donde se registraron algunos casos durante los primeros meses del año. Y señaló que tampoco esta persona estaba vacunada contra la enfermedad. "No es para preocuparte porque acá no existe el vector, que es el reservorio del virus", remarcó.

También dijo el doctor Ive que este tipo de versiones no deben alarmar a la población, al tiempo que descartó la existencia en simultáneo de las dos enfermedades. "Esto es algo natural que se produce por las pruebas serológicas de laboratorio", resaltó el especialista. En este sentido, puso como ejemplo los faltos negativos y los faltos positivos en las afecciones virales.

Por último, descartó que se esté ocultando información al respecto, porque dijo que las autoridades sanitarias de la provincia y de la nación están al tanto del caso y conocen a la paciente "con nombre y apellido". "Apenas aparezca el resultado de la contraprueba- seremos los primeros en comunicarlo", afirmó.

Las versiones que circundaron en las últimas horas indicaban que una mujer infectada con dengue y oriunda de esta ciudad, también habría contraído fiebre amarilla. Los resultados de los primeros análisis fueron recibidos por las autoridades del hospital de Charata el pasado lunes. Luego, el martes, los médicos decidieron convocar a la mujer para realizarle nuevos estudios, que finalmente fueron girados al instituto ubicado en Pergamino, para efectuar una contraprueba. Estos resultados llegarían a Charata en cinco días.

Fiebre amarilla, sus características

La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa de origen viral transmitida por un artrópodo hematófago, el mosquito Aedes Aegypti. Este insecto, que también transmite el dengue, tiene su hábitat en lugares de clima húmedo, cálido, habitado; pica durante el día, es hematófago (se alimenta de sangre) y resulta infectante 12 días a tres semanas después de ingerir sangre con virus.

Se caracteriza la enfermedad por un comienzo brusco y evolución aguda, con una ictericia febril por afectación predominantemente hepática, falla renal, miocárdica y hemorragias generalizadas con una alta tasa de letalidad.

La fiebre amarilla, en principio, se presenta con arritmias, disfunción cardiaca, sangrado (puede progresar a hemorragia), coma, disminución de la micción, delirio, fiebre, dolor de cabeza, ictericia, dolores musculares (mialgias), cara, lengua y ojos rojos, convulsiones, vómitos y vómitos con sangre. La enfermedad afectaba en los siglos XVII y XVIII a los navegantes que atravesaban áreas tropicales, quienes la contraían y morían, desconociéndose las causas. Fue la primera infección humana en que se demostró la etiología viral y también la primera virosis en que se comprobó la transmisión por picadura de insecto. Los síntomas, varios similares a los del dengue, se desarrollan 4 a 6 días más tarde de la picadura del mosquito infectado por el virus de la fiebre amarilla. Las personas afectadas padecen decaimiento, dolores musculares, una irritabilidad conjuntival parecida a la conjuntivitis y fiebre. El 15 por ciento de los cuadros evolucionan hacia una forma grave, con piel amarillenta, vómitos con sangre y hasta pueden entrar en coma.

Comentá la nota