No descartan que el mosquito del dengue esté en la provincia.

La inquietud en las autoridades creció en la última semana. Comprarán más aparatos para detectar el insecto.
"Que no hayamos detectado la presencia del mosquito transmisor del dengue, el Aedes aegypti, no quiere decir que no esté en la provincia, sólo que no lo hemos encontrado", comentó ayer Fernando Murúa, coordinador en Salud Pública de la detección del insecto del dengue. Hace 5 días, desde esa cartera aseguraban que ni el mosquito ni la enfermedad existían en San Juan. Pero anteayer la preocupación había crecido tanto que comenzaron con operativos de fumigación en los colectivos que llegaban del Norte del país, en la Terminal de Omnibus. Y ayer ya se alcanzó el pico máximo de preocupación, ya que, en una charla abierta sobre dengue, las autoridades no descartaron que el insecto transmisor ya esté en la provincia.

Tanto es así, que ayer mismo el secretario Técnico de Salud Pública, Enzo González Iaiza, dijo que se pondrían en campaña para conseguir dos lupas oculares más, que sirven para poder diferenciar los huevos del mosquito del dengue de otros, y analizar con esos aparatos las muestras que están tomando en 400 metros a la redonda de la terminal. Por el momento, se dispone de una sola lupa ocular del Museo de Ciencias Naturales, similar a un telescopio de laboratorio, con la que se determina si las larvas que se están recolectando en San Juan son del mosquito del dengue.

Murúa, biólogo, especialista en mosquitos, dijo ayer que no todos los aegypti contagian dengue. "Sólo lo hacen los infectados", dijo, para agregar que "para ser transmitida la enfermedad, el insecto debe picar a un individuo que ya posea la patología de 7 a 10 días después de contraerla y luego picar a otra persona, esa es la única forma".

El transmisor viaja cortas distancias, no más de 400 metros. Por esta razón, la única forma de que arribe a la provincia es por medio de un vehículo. En las rutas limítrofes con otras provincias se utiliza, en los camiones que llegan, insecticidas perestroides para eliminar mosquitos y moscas de los frutos. "Estos insecticidas son inocuos para los seres humanos y además de combatir la mosca sirven contra el aegypti", comentó Rubén Carrizo Páez, jefe del programa de Control de Vectores del Hospital Rawson. Además, en la terminal, continúa la fumigación en las bodegas de los colectivos que llegan desde las provincias que tienen el aegypti. Y en las bodegas de descarga de vehículos de transporte, colocan ovitrampas (trampas para huevos y larvas).

Hasta ayer ya habían ubicado casi 150 trampas en todo San Juan. "Se ponen en lugares estratégicos de cada departamento, como cementerios, por los floreros o gomerías por el agua que queda estancada en las cubiertas", comentó Carrizo Páez. Para esto, Salud Pública cuenta con 47 personas que desde hace dos semanas se dedican a la colocación y control de las ovitrampas.

Y en caso de que se detecte la presencia del mosquito o incluso alguna persona infectada, Carrizo Páez dijo que "en el hospital Rawson disponemos de todos los medicamentos y tratamientos necesarios para atenderlo". Y a modo de precaución, sugirió que la gente vacíe los recipientes en los que pueda quedar agua estancada, usar repelente para todo tipo de mosquito (sobre todo de día) y hasta usar jugo de limón como repelente natural.

Comentá la nota