Descartan mala praxis en una muerte durante una cirugía

Una mujer chilena falleció a causa de un tromboembolismo graso durante una operación estética.
La fiscal Laura Russel recibió un adelanto de la necropsia de Sandra Horta, la mujer chilena que vino a nuestra provincia para realizarse una cirugía estética. Este primer informe dio como resultado que la mujer no murió por mala praxis. La causa del deceso sería una tromboembolismo graso.

Si en la necropsia oficial se confirma esto, el doctor Carlos Gassibe no quedaría imputado y estaría desligado totalmente de la causa.

Especialistas aseguran que este tipo de inconvenientes ocurre comúnmente en estas intervenciones y las acciones de los médicos a veces son inútiles porque, debido a la complejidad de la infección que afecta al paciente en cuestión, seguramente, la situación empeora.

Cronología de los hechos

El caso tomó gran relevancia cuando el 18 de agosto Sandra Horta, de 43 años, viajó a nuestra provincia procedente de Chile para hacerse una serie de intervenciones quirúrgicas. La mujer tenía pensado colocarse implantes mamarios, una liposucción y además un relleno de glúteos, por un monto aproximado a seis mil ochocientos pesos.

Con los electrocardiogramas y los análisis de sangre que daban el alta para la cirugía de ambos, el matrimonio chileno llegó hasta el médico Gassibe, a quien fueron a ver a su consultorio en calle García, de Godoy Cruz.

La primera en someterse a la cirugía estética fue Sandra y su esposo se quedó esperando en la misma habitación ya que había sido internado junto con ella.

Pocos minutos después que ingresara la mujer, las autoridades de la Clínica Francesa le informaron al joven que su esposa había fallecido de un paro respiratorio.

Comentá la nota