Descarriló un tren en Rusia y 25 personas murieron: sospechan que pudo haber sido un atentado

Se trata de un convoy que llevaba 661 pasajeros de Moscú a San Petesburgo. La empresa ferroviaria a cargo del servicio indicó que una bomba podría haber causado el siniestro
Al menos 25 personas murieron y otras 87 resultaron heridas cuando un tren expreso ruso se descarriló en la noche del viernes, en lo que la compañía nacional de ferrocarriles dijo pudo haber sido un ataque con bomba. El Nevsky Express, que transportaba a 661 pasajeros desde Moscú hacia San Petersburgo, se descarriló a las 21.34 hora local (1834 GMT), cerca del pueblo de Bologoye, 350 kilómetros al norte de Moscú.

La televisión rusa mostró imágenes borrosas de socorristas trabajando bajo luces de emergencia cerca de los escombros al costado de las vías del tren. "Hay 25 muertos y 87 heridos", dijo el ministro de Emergencias Sergei Shoigu en una video conferencia durante la que entregó órdenes a socorristas locales en las primeras horas del sábado.

Dijo que se desconoce el destino de otras 41 personas. Un portavoz del principal servicio de inteligencia interna de Rusia, el FSB, rehusó dar comentarios sobre si el ataque era sospechoso, pero Ferrocarriles Rusos dijo que un aparato explosivo pudo haber causado el descarrilamiento.

"Una de las versiones es que la causa del incidente fue la detonación de explosivos", dijo el operador de ferrocarriles estatales. La agencia de noticias Interfax dijo que un cráter de un metro de diámetro fue descubierto junto a la línea del ferrocarril.

El descarrilamiento es el peor accidente de trenes de Rusia en años y los rumores de un sabotaje podrían generar temores de un aumento de los ataques en el centro de Rusia por parte de rebeldes del Cáucaso Norte.

En el 2007, 30 personas resultaron heridas cuando un tren que recorría la misma línea se descarriló después de que una explosión dañó la vía. Los hombres acusados por el ataque del 2007 son sospechosos de tener relaciones con los rebeldes chechenos. El presidente Dmitry Medvedev fue informado sobre el incidente y el jefe de Ferrocarriles de Rusia Vladimir Yakunin se encontraba en el sitio del accidente.

En Washington, el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo "estamos profundamente entristecidos por la terrible pérdida de vidas y heridos que resultaron del descarrilamiento de un tren entre Moscú y San Petersburgo". Funcionarios rusos de transporte dijeron que los trenes estaban siendo desviados por líneas alternativas en una de las rutas más transitadas del país.

Comentá la nota