La descarga de mercadería, virtualmente sin controles

No se aplica ninguna ordenanza sobre esta actividad, que genera problemas en el tránsito y que la comuna busca reordenar. Las multas son bajas y los transportistas ya suman su valor a los costos.
El sistema de carga y descarga de mercaderías en comercios del microcentro se encuentra virtualmente fuera de control, lo cual genera que los camiones sigan ingresando al sector más transitado de la ciudad en horarios indebidos, prácticamente sin problemas.

Si bien el Concejo Deliberante aprobó a fines del año pasado una ordenanza que rige esta actividad, la misma aún no está reglamentada y, de hecho, no se aplica. Es más, en los casos en los cuales se aplican multas, los transportistas prefieren pagarlas antes que modificar sus hábitos, a punto tal que ya consideran a esas infracciones como parte de su estructura de costos.

La situación no es actual, sino que viene ocurriendo desde el gobierno del intendente radical Juan Carlos Cabirón (1983-1991), cuando se impuso una ordenanza impidiendo el acceso de camiones al centro según los kilos que pueden portar, norma que no se ha respetado hasta la fecha.

Todo esto quedó expuesto en la reunión que ayer se llevó a cabo en el Concejo Deliberante, donde ediles y funcionarios del Ejecutivo aunaron criterios sobre esta temática, pese a la ausencia de los empresarios transportistas, representantes del sindicato de choferes de camiones y comerciantes, los cuales habían expuesto previamente su oposición a algunos puntos de la norma que se ahora se pretende aplicar.

La inasistencia de quienes se verán afectados por la ordenanza llevó a los concejales de distintos bloques y funcionarios a fijar un nuevo encuentro con esas partes, para el martes próximo a las 10.30, con el fin de escuchar su posición.

Se anticipó que esa será la última oportunidad para alcanzar un consenso antes de la implementación efectiva del articulado, si bien el jefe de Gabinete municipal, Gustavo Mena, advirtió que el diálogo nunca estará cortado con transportistas, camioneros y comerciantes.

"Nos enfrentamos a una problemática que nuclea distintos intereses, como es habitual en una ciudad. Hoy estuvimos reunidos con distintas fuerzas políticas que analizan los intereses particulares encontrados y, entre todos, tratamos de dar una respuesta equitativa, privilegiando el bien común.

"Lamento que no hayan venido los actores de esta actividad y los citaremos para la semana que viene, desde la comuna. Agotaremos todas las vías posibles para el consenso, pero si no vienen a la reunión --no asistieron a las primeras dos convocatorias--, seguiremos adelante en la implementación de esta normativa, siempre con los canales de diálogo habilitados", resaltó Mena.

Lo que viene. En la norma aprobada, pero que se implementará tras ser reglamentada, se fijan paradas de diez metros de largo para la carga y descarga de elementos, permitiendo vehículos de menos de 4 toneladas.

En la actualidad, existen dos anillos con restricciones al tránsito pesado: uno que impide el acceso a los vehículos de más de 10 toneladas y otro, más ajustado al microcentro, al que sólo pueden ingresar aquellos de menos de 4 toneladas.

En ese articulado también se menciona que estas paradas estarán vigentes todos los días, de 21 a 10 y de 13 a 16.

La ordenanza aprobada establece que los transportes pueden permanecer estacionados en los lugares habilitados un tiempo máximo de 30 minutos.

Según funcionarios comunales que participaron del encuentro, los transportistas afirman que su parque automotor no se ajusta a la exigencia, lo cual los obligaría a realizar gastos no previstos para adquirir vehículos de menor porte.

Al respecto, la concejal de Unión Pro, Cristina Molina, dijo que la normativa que impide el acceso de camiones superiores a las 4 toneladas estuvo en vigencia desde el gobierno de Juan Carlos Cabirón y advirtió que los empresarios son responsables de haber armado su flota sin tener en cuenta que estaban infringiendo regulaciones locales.

A su vez, Molina sostuvo que propondrá que los transportes que superen el tonelaje permitido y pretendan acceder al microcentro paguen una alta suma adicional al municipio para obtener un permiso especial. Expresó que esta idea no sólo apunta a impedir que los grandes camiones obstaculicen el tránsito sino a generar un fondo para reparar el pavimento que rompen.

"Tenemos fotografías con camiones que superan las 8 toneladas, sobre el pavimento articulado de la semipeatonal de O'Higgins, un suelo que claramente no soporta ese peso", dijo Molina, quien añadió que la nueva ordenanza debe implementarse "ya", puesto que "existe un descontrol total y los camiones de cualquier tonelada paran frente a cualquier comercio".

El director de Tránsito y Transporte de la comuna, Ramiro Frapiccini, indicó que el proyecto inicial del Ejecutivo toleraba en las paradas camiones de hasta 8 toneladas y sin restricciones horarias.

Señaló que a partir de las modificaciones que se hicieron en el Concejo Deliberante y que constan en la ordenanza aprobada, es necesario realizar nuevos análisis técnicos para su reglamentación. Esa evaluación permitirá saber si, como dicen los transportistas, dividir la carga en más camiones de menor porte terminará sumando más vehículos al microcentro, generando un impacto más adverso que el actual.

Continúa el análisis por las bicisendas

La intendencia enviará su proyecto para crear bicisendas al Concejo Deliberante dentro de los próximos 15 días, según indicó el jefe de Gabinete, Gustavo Mena.

La iniciativa, que propone implementar estos carriles en la avenida Alem y otras arterias, sigue siendo materia de análisis técnico por parte de oficinas del Ejecutivo.

"Estamos evaluando los pro y los contra de cada alternativa. Analizamos las cuestiones técnicas que le brinden mayor seguridad a los ciclistas, sin dejar exenta la cuestión política, en cuanto a nuestra defensa del bien común, tratando de tener en cuenta los intereses individuales", destacó Mena, dando cuenta de las objeciones que empresarios gastronómicos con locales en Alem expusieron públicamente, ya que se restringiría el estacionamiento para sus clientes.

"Ellos piden por sus negocios y nosotros vamos a considerar su opinión, pero vamos a ir por que todos los bahienses tengan acceso a circular por la avenida Alem o por Urquiza, dos de las variantes que se evalúan, ya que si esas calles son lindas, los son para todos los bahienses y no tienen dueños particulares", destacó.

Coment� la nota