Descalzo perdió la mayoría y el PJ ya no es la primera fuerza

En la peor elección en sus 14 años de gobierno, el Partido Justicialista perdió a nivel local ante Nuevo Encuentro, cuando la lista oficialista era encabezada por el propio intendente y por el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia.
El nombre del candidato testimonial y jefe comunal, Alberto Descalzo, y el de su compañero de fórmula, Horacio González, figuraron en dos listas espejo: la del Partido Justicialista y la de Progreso Social.

Con la del PJ obtuvieron el segundo lugar, detrás del sabbatelismo, y con la otra, menos del 10% de los votos. La suma de ambos partidos le dio a Descalzo, aproximadamente, 26 mil votos (el 30,8%). O sea que, aunque los partidos que lo proponían como candidato no ganaron, él sacó más votos que cualquiera.

Este resultado podría tomarse como un rechazo al gobierno municipal si se recuerda la consigna inicial de la campaña, que llamaba a plebiscitar la gestión y el modelo. Otros intendentes con suerte similar (o incluso con más suerte), como los jefes comunales de los municipios de Salto (Victorio Migliaro), de Chajarí (Juan Javier García) o el propio Mario Ishii de José C. Paz, quien ganó con el 52% de los votos, prefirieron renunciar a su cargo, como un mensaje hacia el interior del justicialismo.

Otro enfoque

El diario explicó, días antes de los comicios, que el bloque oficialista perdía cinco ediles de los 10 que se pusieron en juego. La oposición, repartida en varios partidos, también se jugaba cinco concejales. Según los resultados, la fuerza del intendente perderá la mayoría en el HCD, y quedará compuesta por ocho ediles, en tanto los partidos de la oposición, sumados, se quedarán con 12 representantes.

Esto, claro, siempre que los justicialistas que integran las dos vertientes locales del Pro, no cierren filas con el oficialismo. De no ser así, Descalzo también perdió en relación a la cantidad de bancas que se disputaban y ahora está en juego la presidencia del Concejo Deliberante.

Canibalismo K

Un legislador cercano al ex presidente del PJ, Néstor Kirchner, confirmó a El diario la «bronca» en el círculo íntimo del kirchnerismo con algunos jefes comunales de la provincia y sobre todo del conurbano bonaerense. Según el mencionado legislador, la palabra usada por Néstor fue «nos traicionaron». El fastidio radica, según la fuente consultada, en la creencia de que los intendentes jugaron sucio y no pusieron el «aparato» necesario para ganar la elección.

Otros voceros de la alta esfera K hablaron de arreglos subterráneos entre algunos caciques del conurbano y Francisco de Narváez. Cabe recordar aquí, algo de lo que se habló al principio del armado de Unión Pro, cuando Mauricio Macri, Felipe Solá y el propio De Narváez reconocieron que su acercamiento tuvo como epicentro al ex gobernador Eduardo Duhalde.

El enojo de Néstor existe, para el resto de las versiones no hay pruebas sólidas más que las sospechas de algunos altos dirigentes.

Desde los números, la discusión se muestra de la siguiente manera: Descalzo le aportó a Kirchner sólo 24.991 votos (apenas el 29,4% en el orden local). Incluso, hubo corte de boleta contra el ex presidente, puesto que el jefe comunal obtuvo mil votos más que Kirchner.

El clima de la pasada elección fue extraño en varios sentidos. En primer término, no existió el clásico desfile de remises y colectivos que solía llevar a la gente a votar desde los barrios a las escuelas; segundo, la tensión extrema que solía vivirse en los colegios entre los fiscales de mesa se transformó en una relación de cortesía y respeto cívico.

Primera oposición

Es la primera vez que en Ituzaingó tantos partidos superan el piso de votos que les permite entrar al Concejo Deliberante, lo que en términos parlamentarios, debería aportar en diversificar las opiniones, los proyectos y las votaciones.

La fuerza política ganadora fue Nuevo Encuentro (superó al PJ), que llevaba como candidato a concejal a Sebastián Sanguinetti. Esta fuerza, obtuvo el 21,7% de los sufragios (18.388 votos aproximadamente) y se consolidó como el primer partido de oposición, aunque en el HCD seguirá siendo la Coalición Cívica.

Nuevo Encuentro obtuvo dos bancas en el deliberativo. En tanto, la lista del Pro que encabezaba Walter Elías salió en el tercer lugar con 16,7% de los votos (dos ediles) y Unión Celeste y Blanca, la colectora que también llevaba a De Narváez, pasó por poco el piso necesario con el 10,2% y hasta el momento, faltando el recuento final por parte de la Justicia Electoral, logra una banca en el Concejo.

El Acuerdo Cívico y Social, que proponía a Ricardo Vallarino, perdió algunos votos en relación a la elección anterior, pero mantuvo su piso histórico al ser votados por 13 mil 455 personas (15,9%) y consiguió dos bancas en el HCD, por lo que seguirá siendo la bancada de oposición mas grande.

Ituzaingó es uno de los pocos lugares donde ganó la elección un partido progresista como Nuevo Encuentro, aunque la votación de diputados nacionales, la empataron Kirchner (29,4%) con De Narváez (28,8%), mientras que el partido liderado por Sabbatella salió tercero.

Comentá la nota