Desborde cloacal a pocos metros de la sede de ABSA

Algo huele mal para los vecinos que viven cerca de la esquina de Casanova y Zelarrayán, debido a un charco de agua cloacal que queda a escasos metros de la sede de la empresa que presta el servicio, Aguas Bonaerenses SA (ABSA), en Zelarrayán 640.

En esa esquina, ubicada a seis cuadras de la plaza Rivadavia, el desborde incomoda el paso peatonal y también a los vehículos que circulan por la zona.

"Con estos olores no se puede estar", dijo un vecino.

Comentá la nota