De desayuno, Alperovich pidió que le digan quién sale segundo

De desayuno, Alperovich pidió que le digan quién sale segundo
Para los colaboradores del gobernador, el sector independiente no apoyará a un peronista
Al principio, prometía ser una mañana más de las muchas que se sucedieron durante la campaña. La casa de Crisóstomo Alvarez al 4.300 estaba concurrida desde temprano. Y, visto desde la garita de ladrillos emplazada enfrente, la vereda era una larga hilera de autos y de camionetas estacionados.

El mate infaltable acompañaba al gobernador, José Alperovich, en el living del que entraban y salían desde el secretario privado del gobernador, Guillermo Gassenbauer, hasta la dueña de casa, primera dama, diputada nacional y candidata a senadora en primer término por el Frente para la Victoria, Beatriz Rojkés de Alperovich.

Entre los funcionarios, uno de los que habían llegado temprano era el ministro del Interior, Osvaldo Jaldo, que en calidad de candidato a diputado nacional en primer término de la alianza oficialista acompaña desde hace semanas al titular del Poder Ejecutivo en las salidas matinales en las que recorre obras públicas. Justamente, el itinerario oficial consiste en desayunar con el mandatario, luego realizar la visita al barrio de la capital o la localidad del interior agendada para ese día, para arribar más tarde a Casa de Gobierno para atender las audiencias y las gestiones de la jornada.

Los ministros Jorge Gassenbauer (Desarrollo Productivo) y Pablo Yedlin (Salud) también se acercaron a la residencia oficial. Entre los legisladores que fueron de la partida estaban el presidente subrogante de la Legislatura, Sergio Mansilla (candidato a senador en segundo término del Frente para la Victoria) el tiular del bloque Tucumán Crece, Roque Alvarez (vecino de Alperovich), el peronista Raúl Hadla y el acoplado Carlos Canevaro (Unión Norte Grande).

En algún momento, todos estuvieron sentados a la larga mesa de madera lustrada con tono oscuro, cuando Alperovich los sorprendió con una pregunta que si bien no era inédita, cuanto menos podría considerarse inusual. "Muchachos, ¿quién sale segundo?", inquirió. Y los convidados (según dijeron dos de ellos a LA GACETA) comprendieron que el desayuno sería consagrado a analizar cuál es la situación de los opositores en el camino a los comicios del 28 de junio.

Las respuestas fueron mostrando una clara dualidad, porque sólo había dos candidatos en todas las menciones: el republicano Ricardo Bussi y el radical José Cano.

Uno de los visitantes terció y dijo que no había que perder de vista a Roberto Palina (candidato a senador de Pueblo Unido) porque -aseveró- estaba trabajando tanto en el Oeste (es legislador por esa sección) como por el Este.

Pero la discusión surgió cuando Canevaro, según dicen, dijo que él intuía que el segundo sería Fernando Juri (Unión PRO-Federal). Para justificar su aserto, manifestó -según las fuentes- que la evidente enemistad del alperovichismo con el ex socio político hará que quienes quieran castigar con el voto al Gobierno se inclinarían por el ex vicegobernador.

Las respuestas contra ese planteo revelaron una suerte de primera certeza oficialista: los independientes -argumentaron- no votarán a un peronista. Y, nuevamente, reeditaron el esquema anterior: apoyarán a FR o a la UCR.

El único que no opinó fue el anfitrión. "Yo manejo las encuestas: no puedo opinar quién saldrá segundo", manifestó Alperovich, dando a entender que su respuesta polarizaría la elección. Y dio por terminado el desayuno.

Comentá la nota