Desavenencias en la coalición gobernante municipal.

En el principio de la campaña electoral, comienza a confirmarse que la coalición gobernante en el municipio capitalino puede comenzar a fragmentarse desde la pelea UNE-Libres del Sur. Lea la nota escrita por el loteo en Balsa las Perlas por un dirigente del partido de Jesús Escobar.
Es bueno que Mariano Mansilla tenga la posibilidad de comprar 50 hectáreas en Balsa de las Perlas. Está bueno además que ese emprendimiento inmobiliario sea administrado por una cooperativa. Es positivo que desde el sector privado se contribuya a incrementar la oferta habitacional a partir de otorgar créditos blandos a neuquinos para acceder a su vivienda, aunque sea en Río Negro.

Lo que está mal y es digno de repudio es la clara intensión, a través de la publicidad, de querer confundir al pueblo, al querer equiparar una iniciativa privada (seguramente millonaria) con una política pública. Porque no queda claro si la firma del convenio con el municipio de Cipolletti es parte del cumplimiento de las promesas de campaña que realizó Mariano como candidato y hoy ejecuta como Secretario de Gobierno o es la iniciativa de un particular que posee una importante capacidad financiera que ha decidido utilizarla para hacer política.

Nada bueno ha ocurrido y ocurre en nuestro país cuando desde la política o desde el Estado se intenta desdibujar los límites precisos que debieran existir entre lo público y lo privado. Fue quebrando esos límites que en la década del noventa se intentó fundamentar la implementación de las políticas neoliberales. Fue quebrando esos límites que la corrupción avanzó con mayor celeridad carcomiendo al Estado. Es también desde esta misma estrategia que la derecha intenta recuperar el pasado neoliberal a través de sus "jóvenes ricos de la política" como Macri y De Narváez.

No decimos que Mariano devino en un representante del neoliberalismo en nuestra ciudad, nada más lejano. Pero sí que no se puede construir un proyecto alternativo, popular y progresista con maniobras políticas propias de la cultura política de neoliberalismo.

Comentá la nota