Desastre

“Esto no es una emergencia. Es un desastre agropecuario”. Esa es la visión de los productores ovinos de la Provincia. Se calcula en un millón las ovejas muertas por la sequía. Las ayudas del Gobierno parecen insuficientes y las quejas siguen.
No hay precio de referencia para la lana y el 90 por ciento de los productores de Chubut tendrán rentabilidad negativa.

La prórroga de los impuestos nacionales tendrá el efecto de una “aspirina” en este proceso –que producto de la falta de lluvias-, lleva tres años. “Según nuestros cálculos se han muerto un millón de ovejas”, dijo hace pocas horas Ernesto Siguero, el presidente de la Sociedad del Valle del Chubut.-

Su par de la Sociedad Rural de Esquel Laura Gonzalo, indicó que el 90 por ciento de los productores “tendrán rentabilidad negativa en sus campos”. Con insumos indexados de acuerdo a la variable del dólar y sin precio para la venta de la lana, los productores no ven luz al final del túnel.-

La visión del titular de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia Federico Pichl es similar. “La situación es grave”, según la visión del dirigente, que alertó sobre la posibilidad de que el trabajador rural también se vea alcanzado por la crisis. En ese sentido está pendiente una respuesta de la Nación para subsidiar el 50 por ciento de la mano de obra en el campo.

Los empresarios ligados a la lana también comienzan a sentir los efectos de la parálisis del sector. La fábrica Unilan del Parque Industrial de Trelew lava y peina un millón de kilos de lana por mes. “En enero no entró un solo kilo”, dijo Sergio Cárdenas de la Asociación Obrera Textil (AOT). Previendo esto la empresa dio vacaciones al personal y sólo dejó guardias mínimas.-

Comentá la nota