El desarrollo local de software facturaría 7000 millones de pesos en 2008

El presidente de la cámara que agrupa firmas de aplicaciones y servicios informáticos, Miguel Calello, cree que la industria argentina no se verá tan afectada por la crisis que golpea a sus pares internacionales
La crisis económica cambió por completo las perspectivas que se tenían para los últimos meses del año y afectó a todas las industrias por igual. En este contexto, muchas empresas del sector tecnológico tomaron diversas medidas para enfrentar esta etapa de incertidumbre.

Ante estas circunstancias, Miguel Calello, presidente de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de la Republica Argentina (CESSI), detalla a lanacion.com que el mercado mundial prioriza la calidad por encima de los costos. "Hoy se exige calidad, ya que pueden existir ofertas más económicas que terminan resultando caras por generar pobres resultados. En cambio, las empresas argentinas ya no se basan únicamente en buenos costos para ser competitivas, se diferencian por el nivel de su producción final".

¿Hubo una desaceleración de la industria en los últimos meses?

No existen signos de desaceleración. Lo que sí se observan son comportamientos diferentes en los clientes según el tipo de negocios que manejen las empresas y el mercado al cual apunten.

En quienes proveen mano de obra hubo, en algunos casos, recortes en los contratos en cuanto a la cantidad de gente en proyectos solicitados desde el exterior. También se vieron en este contexto renegociaciones en los plazos de pago, en especial en aquellos negocios relacionados con mercados extranjeros.

Se vislumbra un reacomodamiento de la demanda, que se está orientando hacia los productos y servicios relacionados con la reducción de costos y los sistemas de misión crítica, como la gestión de recursos humanos.

¿Qué tipos de empresas del sector han sido más afectadas por la crisis?

No tenemos signos de reducción de personal, al menos hasta este momento. Al existir una demanda específica de negocios orientada al manejo de crisis, las empresas que mejor posicionadas están son aquellas que ofrecen servicios especializados y productos de alta calidad. Por ende, aquellos servicios de menor valor agregado se encontrarán más afectados.

¿Cuáles son las medidas que le piden al Estado para enfrentar este panorama?

Planteamos que el software tenga un status similar al de la obra pública, con el fin de que el sector tenga un monto determinado de contratos posibles determinados a través del presupuesto nacional. Esta es una industria en donde el 80% de los costos es mano de obra, y ocupa aproximadamente la misma cantidad de personas que emplea el sector automotriz, con un sueldo promedio sensiblemente superior.

También proponemos que existan líneas de financiamiento a largo plazo y tasas subsidiadas para las empresas en general para que puedan acceder a tecnologías que le permitan optimizar procesos, abaratar costos y ser más competitivas.

A su vez, la industria requiere contar con fondos más significativos a los que actualmente tiene para enfrentar esta crisis, ya que la renegociación de contratos afecta la cadena de pagos.

¿Cuáles son los objetivos de la Cámara para el próximo año?

Lo que nos planteamos es una continuidad de lo que venimos realizando, adecuándolo a las variables de los contextos nacionales e internacionales. Junto al pedido que le realizamos al Estado, buscamos seguir trabajando en globalizar las empresas locales para los mercados extranjeros, junto a socios estratégicos como España.

Creemos también en la necesidad de contar con una Agenda Digital, un tema vital tanto para la industria como para el desarrollo del país. Por su parte, continuaremos con los planes de capacitación durante todo el 2009.

Durante años la industria dijo que había más ofertas laborales que trabajadores. En este marco mundial, ¿cuáles son las perspectivas?

Vamos a seguir con los planes de capacitaciones. Creemos que este marco global no va a durar toda la vida, y es por eso que será importante crecer en este aspecto, ya que apenas cesen los efectos de la crisis queremos picar en punta como proveedor de productos y servicios.

Para ello debemos tener una cantidad y capacidad de técnicos y profesionales superior a la que ya tenemos y sostenerlo durante esta época de restricciones. Si contamos con más recursos podremos enfrentar mejor la etapa de post crisis.

¿Cuáles fueron las tendencias en facturación y empleo de este año respecto al anterior período?

Si bien aún no tenemos cifras definitivas estimamos que la industria llegará a los 7000 millones de pesos de facturación en 2008 contra 5800 millones del año pasado. En la actualidad, el sector da trabajo a más de 50000 personas.

En los últimos meses hubo una serie de anuncios de despidos por parte de grandes empresas tecnológicas , ¿cómo repercuten en la Argentina estas medidas?

Nuestra oferta de productos y servicios desde Argentina pasa por carriles diferentes, no nos afecta. A nivel internacional no tenemos una tendencia definida, el panorama recién se esta acomodando. Creemos que a partir del primer trimestre del próximo año vamos a tener una mejor percepción acerca de cómo se encuentran las variables.

Comentá la nota