CD: desarrollistas exigen construir en altura

Concejales del Frente Cívico se reunieron ayer con directivos de la Ceduc. Los ediles reiteraron su rechazo rotundo al proyecto provincial, mientras que los empresarios reclamaron seguridad jurídica.
En contra a lo manifestado por el intendente Daniel Giacomino, los concejales del Frente Cívico manifestaron su rechazo rotundo, y por emplia mayoría, al proyecto del gobierno provincial que impulsa la venta de los predios de la Casa de Gobierno y el Complejo Pablo Pizzurno para construir un centro cívico en los terrenos del ex Ferrocarril Mitre.

Esta vez lo hicieron frente a los directivos de la Cámara Empresarial de Desarrollistas Urbanos de Córdoba (Ceduc), con quienes se reunieron ayer en la sede del Concejo Deliberante.

La reunión de urgencia convocada a raíz de la polémica desatada en torno al proyecto oficial sirvió para despejar algunos interrogantes. Por un lado, quedó claro que será el cuerpo legislativo el que tenga la última palabra sobre el proyecto, y que de ganar la posición de la mayoría de los ediles del oficialismo (hasta el momento son 11 los que votarían en contra, a los que se sumarían otros tres), el mismo no prosperará, al menos no cómo fue concebido originalmente.

La encargada de poner blanco sobre negro fue la concejala Alejandra del Boca, titular de la Comisión de Desarrollo Urbano, que comandará el tratamiento legislativo del proyecto, si es que el mismo contemple modificar la zonificación de los terrenos en cuestión.

«Hay algunas opiniones que afirman que no debe tratarse en el Concejo Deliberante esta problemática ya que -según expresan quienes tienen esta postura- al ser una zona especial; ella puede modificarse sólo por decreto del intendente. A ellos les decimos que están muy equivocados, ya que esto es así pero siempre y cuando se someta ad referéndum del Concejo Deliberante», aseguró la edil.

Por otra parte, también fue contundente el mensaje de los desarrollistas, potenciales inversores del proyecto. Antes de poner el gancho exigirán reglas de juego claras para evitar que se repitan la nefasta experiencia de la venta del Batallón 141 durante la gestión de José Manuel de la Sota, donde la intervención del Concejo modificando las potencialidades de edificación, a instancias de Luis Juez, dejó en stand by la iniciativa. Lo mismo sucedió con el centro de convenciones que se iba a levantar en el predio del ex Ferrocarril Mitre. La negativa de Juez, por entonces intendente de la ciudad de Córdoba, de autorizar salas de juego condenó al proyecto a quedar guardado en el baúl de los recuerdos, pese a que ya había un proceso de licitación en marcha, varias veces postergado por las rencillas políticas entre el ex gobernador y el ex intendente.

La pelea política detrás del polémico proyecto es lo que olfatean los empresarios desarrollistas, que no están dispuestos a quedar atrapados una vez más en este juego.

“Estamos interesados en participar del proyecto, pero no se trata de hacer cualquier cosa, a cualquier precio. Es preciso que nos sentemos a dialogar y lleguemos a un acuerdo que sea beneficioso para todos los actores involucrados”, sostuvo Horacio Parga, presidente de la Ceduc al término del encuentro con los concejales.

En este sentido, el empresario se mostró a favor del diálogo para encontrar una salida intermedia, que permita la construcción del centro cívico proyectado, y señaló que veía bastante politizada la discusión sobre el tema.

En altura

El valor de la tierra, especialmente en la zona de Nueva Córdoba y alrededores, está directamente relacionada con las potencialidades de edificación. Es por ello, que la intervención del Concejo Deliberante modificando las ordenanzas de uso del suelo para autorizar edificaciones de mayor altura a las permitidas actualmente cobra especial significación.

El rechazo de los ediles del Frente Cívico que ayer participaron de la reunión a la posibilidad de construir en altura choca con la realidad del mercado inmobiliario. Para los desarrollistas, el atractivo del proyecto radica precisamente en la posibilidad de construir en altura, a tono con las construcciones de la zona, especialmente de la Casa de Gobierno.

Según interpretan en el bloque del Frente Cívico, la Casa de las Tejas y el Complejo Pizzurno, donde funcionan los ministerios de Desarrollo Social y de Salud, son «áreas institucionales» y por lo tanto para edificar en altura tiene que haber nuevas ordenanzas. Es decir, estaría descartada la posibilidad de modificar la reglamentación vía decreto del gobierno municipal, tal como se dice.

Cabe recordar que el proyecto busca lotear la Casa de Gobierno y el Pizzurno para financiar la construcción de un nuevo centro cívico en los predios del ex Ferrocarril Mitre y ampliar la terminal de ómnibus (en el ex Molino Minetti). Tras ser censurado por el ex intendente Luis Juez, el proyecto cosechó una ola de cuestionamientos por parte de los ediles del oficialismo. Critican que significará la pérdida del patrimonio provincial.

Esgrimen, además, cuestionamientos de índole ideológico y de falta de infraestructura en la zona para soportar la mayor densidad demográfica que significaría la construcción de edificios en los terrenos que venderá la Provincia.

Comentá la nota