Desarrollan equipos purificadores que eliminan el arsénico del agua

Desarrollan equipos purificadores que eliminan el arsénico del agua
Cuatro escuelas del interior bonaerense cuentan con equipos que purifican el agua que consumen a diario. Los equipos fueron diseñados, desarrollados y fabricados por un equipo de 15 investigadores de la Universidad de La Plata. Se trata de un mecanismo sencillo, de bajo costo y fácil de usar: en cuatro horas, purifica hasta 5.000 litros de agua.
Villarino, General Viamonte, Carlos Casares y Punta Indio son cuatro distritos bonaerenses que no sólo tienen en común un factor que incide de manera negativa en el desarrollo de la salud de su población, sino también una experiencia de extensión universitaria que busca solucionar el problema que los aqueja.

En escuelas agrarias situadas en estos partidos comenzaron a funcionar equipos purificadores que eliminan el arsénico presente en el agua que a diario consumen alumnos y docentes. Se trata del resultado de una investigación realizada por científicos de la Universidad Nacional de La Plata, iniciativa que surgió a partir del pedido concreto de habitantes de colonias rurales afectados por la contaminación del agua.

?Como investigador del Conicet y director del Instituto de Investigaciones en Recursos Minerales, hace 4 ó 5 años recepcioné esa demanda y con varios institutos nos pusimos a trabajar para ver qué solución le podíamos dar a las poblaciones más aisladas y con menos monitoreos de los organismos oficiales?, explicó el doctor en Ciencias Geológicas Isidoro Schalamuk.

Junto con otros colegas de la UNLP comenzaron a investigar y a realizar pruebas para ver cómo resolver el problema empleando materiales naturales que existen en la provincia. Además del apoyo de la Universidad, una empresa de Tandil proveyó la materia prima para absorber el arsénico y se hizo cargo de la construcción y el traslado del prototipo hasta la zona de la experimentación. El proyecto contó también con el apoyo de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC).

El equipo desarrollado permite obtener agua potable con menos de 10 ppb (partes por billón) de arsénico por litro, que es el estándar internacional recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En diálogo con LA CAPITAL, el doctor Schalamuk explicó que ?hay zonas del interior de la provincia de Buenos Aires donde la problemática del arsénico es bastante grave?. Y agregó que ?en la Argentina toda la región chaco-pampeana es un territorio afectado por contenidos elevados de arsénico en el agua, con valores mucho mayores que los recomendados por la OMS y por el Código Alimentario Nacional?.

- ¿Por qué se da la contaminación del agua con este mineral en determinadas zonas?, lo consultó LA CAPITAL.

- Esto se debe a las grandes erupciones volcánicas que se produjeron hace 4 ó 5 millones de años en la cordillera de los Andes. Las cenizas volcánicas y los materiales que provienen de las erupciones contienen arsénico. Esas cenizas se fueron incorporando en los suelos y formaron lo que se denomina ?loess?, que son pequeños sedimentos con mucho vidrio. Ese material luego se desvitrifica con el agua y el arsénico se filtra en las napas de agua. En nuestro país afecta a la provincia de Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe, Santiago del Estero? yo diría que abarca una zona en la que viven unos 3 millones de habitantes.

-¿De qué modo este proceso influye en la salud de la gente?

- No a todos afecta de la misma manera. Aunque no hay estadísticas, sí están identificadas claramente las enfermedades que produce el arsénico. A principios del siglo pasado fue identificada la enfermedad endémica por hidroarcenicismo crónico regional -el Hacre- que fue descubierto por médicos de la provincia de Santa Fe.

- ¿Qué tipo de efectos tiene en la salud?

- Entre las consecuencias que produce se destacan lesiones en la piel, es muy evidente en las manchas que aparecen en las plantas de los pies y se observa mucho en los habitantes rurales. Según los médicos toxicólogos, si hay un consumo de muchos años puede producir cánceres de hígado, de pulmón. Claro que depende mucho del organismo de cada ciudadano.

- ¿El arsénico se va acumulando en el organismo?

- Exactamente. Y es un problema mundial, aunque lamentablemente la Argentina tiene el triste privilegio de tener una de las zonas más grandes del mundo con contenidos elevados de arsénico. En la mayoría de los lugares con este problema de contaminación, el nivel supera las 800 ppb.

El equipo

Los módulos desarrollados permiten abastecer con agua pura a alrededor de 500 alumnos por escuela, y pueden producir hasta 10 litros por persona. De este modo se obtiene agua para que los auxiliares, maestros y alumnos puedan consumir en el establecimiento o llevarse a sus hogares para consumo familiar.

?Estos equipos funcionan como una batidora?, graficó Schalamuk. ?Consiste en un tanque de 5.000 litros en el que se coloca el agua contaminada con arsénico, arcilla y un agitador. Una vez terminado el proceso, el agua sale con menos de 10 pbb (partes por billón) de arsénico, que es el nivel que plantea como satisfactorio la OMS?.

La estructura de estos módulos está cerrada herméticamente y a su interior sólo puede acceder la persona que fue designada y capacitada por los científicos platenses. ?Es una medida de seguridad por los niños, ya que hay electricidad? explicó el geólogo.

-¿Cuánto tiempo lleva el proceso de purificación?

-Generalmente el equipo está compuesto por tres tanques. En uno se hace el proceso con el material y demanda una hora aproximadamente; en un segundo tanque se le agrega ?floculante? para que el agua quede sin ninguna impureza, y se desvía a un tercer tanque donde se reserva el agua. Eso se hace diariamente si es que se consumen los 2000 o los 5000 litros. Pero obviamente se pueden hacer plantas de mayor volumen o varias series de plantas menores.

-En términos económicos, ¿es muy costoso purificar el agua?

- El gasto de energía eléctrica para hacer funcionar el agitador es mínimo. Cada litro de agua cuesta sólo 1 centavo de electricidad. A su vez el geomaterial arcilloso es natural, y al no tener agregados químicos es sumamente económico, porque se usa sólo un 10% de arcilla respecto del volumen total del agua requerida y se puede reutilizar hasta 50 veces.

-¿Qué se hace con esa arcilla cuando no se puede volver a utilizar?

- El residuo que queda luego de varias intervenciones se calcina, se transforma en un hormigón, un ladrillo en el que el arsénico queda fijo, de modo tal que no vuelve al ciclo. Hay otros métodos que desalinizan el agua, pero luego se vuelcan nuevamente al medio y con el tiempo vuelven a las napas freáticas. O llegan a la vegetación. El arsénico no solamente afecta al hombre, sino también se incorpora a las plantas de huerta y en el consumo llegan al hombre.

-¿Qué capacidad de purificación diaria tienen los equipos?

- Los prototipos que hemos desarrollado permiten purificar 2000 y 5000 litros por día, y los hicimos pensando en subsanar el problema que tienen las escuelas agrarias de la provincia de Buenos Aires. Obviamente se pueden hacer plantas de mayor volumen, no existe ningún inconveniente, pero ya no es cuestión nuestra sino que alguna empresa podría desarrollarla. Nosotros hemos armado equipos en 4 escuelas. Existe la posibilidad de instalar este sistema hasta en 100 escuelas agrarias. Pero esto corre por otro lado. Nosotros asesoraremos como una tarea de extensión.

-¿Esto se podría replicar en una escala mayor, como para una ciudad?

- Habría que hacer un estudio hidrogeológico para ver cuál es el contenido de arsénico en las aguas, porque en una misma zona hay algunas perforaciones que tienen menos contenido y otras que tienen mucho más. Habría que monitorear esa situación y si es una ciudad muy grande se podría aplicar en alguno de los pozos, para que en la mezcla de las aguas disminuya el contenido global.

Comentá la nota