Desarrolladores presentarán al Gobierno un plan B para los créditos hipotecarios

Prevé tasas de sólo el 5% anual y un seguro que correría en caso de desempleo del tomador. La propuesta es en pesos y las cuotas ajustables por suba salarial
"Si no se generan serias políticas de acceso a la vivienda el mercado quedará limitado sólo para aquellos que puedan pagar al contado. No nos sentimos bien si construimos sólo en una zona de la ciudad ni para cierto tipo de gente". Moisés Altman es directivo de la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV) y titular de la constructora que lleva su apellido, y durante el encuentro que la filial empresaria realizó la semana pasada dejó en claro que el plan oficial para reactivar los créditos hipotecarios no convence 100% al sector.

El blanqueo de esta postura tiene una explicación. La AEV tiene casi listo un proyecto que también apunta a mejorar el acceso a los préstamos hipotecarios para la compra de viviendas nuevas y usadas, que podría ser presentado ante el Ejecutivo incluso antes de las elecciones del 28 de junio próximo.

Especialmente dos de los lineamientos centrales de esta propuesta tienen diferencias muy marcadas respecto de la que lanzó el Banco Hipotecario.

El primer gran desencuentro está en la tasa de interés. Mientras que el plan oficial pautó que el costo anual será del 14% para quienes destinen el dinero a la compra de viviendas, el proyecto de la AEV habla de un costo financiero total del 5%.

La otra diferencia fuerte es la movilidad de las cuotas. Quienes tomen los "préstamos K" se beneficiarán con el hecho de que se trata de pagos que se mantendrán iguales a lo largo del tiempo pactado para devolver el monto solicitado.

En la AEV no están de acuerdo con esto, y proponen aplicar una suerte de indexación, aunque los empresarios prefieren no usar ese término, sino el de "variación según el coeficiente de variación salarial (CVS)".

"Las cuotas se deben incrementar en la medida en que mejoren los sueldos de los tomadores del préstamo. El hecho de congelar los montos a pagar por mes implica que a la larga quien terminará perdiendo es quien otorga el crédito, en este caso la ANSeS, es decir los futuros jubilados. Este mecanismo, además, es el que permitiría cobrar intereses bajos como los que proponemos", sostuvo ante El Cronista, Federico Colombo, consultor en Real Estate de la AEV, y uno de los autores del proyecto.

Este formato, de todos modos, respetaría la línea trazada por el Gobierno, y que impide que las cuotas superen el 40% de los ingresos del tomador.

"Si me piden una recomendación, digo que conviene tomar un crédito a través del Hipotecario. Aunque al mismo tiempo diría que se armen de un colchón porque están destruyendo las jubilaciones futuras", graficó Colombo.

Tal vez uno de los puntos más novedosos que incluye la propuesta privada es la incorporación de una suerte de seguro –cuyo costo entraría dentro del 5% de la tasa–, que comenzaría a correr en caso de que quien tomó la hipoteca se quede sin trabajo, o si el alza de su salario es inferior a la media establecida en el CVS.

"En estos casos el seguro cubriría toda la cuota, por un lapso a determinar, o la diferencia que se diera por los incrementos de sueldo", explicó Colombo.

Los directivos de la AEV consideran que con su plan se abriría la puerta al crédito a unas 700.000 familias, en comparación con la estrategia oficial.

"La ANSeS licitaría plazos fijos entre bancos a seis meses, como actualmente hace para incentivar los préstamos de consumo no hipotecarios y préstamos a Pymes", aclara uno de los puntos del esquema de los desarrolladores.

Pero más allá de las diferencias que existen entre el proyecto privado y el que ya está en marcha, lo cierto es que también hay algunas coincidencias que no son menores.

La AEV, por ejemplo, también instala a la Anses como caja. Además, mantiene a los 20 años como plazo para devolver el dinero solicitado por el tomador.

Otro de los aspectos que se mantendrá igual será el monto requerido al grupo familiar para acceder al crédito.

Comentá la nota