Desalojo y denuncia penal para Greenpeace

Durante la madrugada de hoy los activistas que, durante dos días, alteraron las operaciones logísticas y de descarga de los componentes para la usina a carbón de Río Turbio, se retiraron tras el accionar de la Prefectura y una denuncia de una empresa.
Los agentes de la Prefectura retiraron a los 21 activistas que se encontraban bloqueando los accesos al puerto y el camión que tenía previsto trasladar el equipamiento pesado destinado a la construcción de la usina a carbón.

Desde el martes, Greenpeace realiza acciones directas no violentas en el puerto Punta Quilla, ubicado a unos 250 kilómetros al norte de Río Gallegos, a donde atracó el buque BBC Ontario, proveniente de China, con la caldera y otros elementos para la usina a carbón de Río Turbio.

Denuncia

La organización ambientalista reclama que se detenga la construcción de la usina, proyecto que contribuirá a incrementar la participación del carbón en la matriz energética argentina, "en detrimento de las energías limpias", según sostuvieron en un comunicado de prensa.

Para la organización ambientalista, la decisión del gobierno de relanzar al carbón como fuente energética es "otro veto a los glaciares", en referencia a la Ley que vetó la presidenta Cristina Fernández.

Desalojo

Después de que impidieran el normal funcionamiento del puerto durante más de 24 horas, -Según Greenpeace- los efectivos de la Prefectura Naval procedieron a desalojarlos a los activistas que se encontraban desplegados en los accesos al área de cargas trabando, con cadenas y bloqueadores mecánicos, el camión asignado al traslado de los componentes de la usina, perteneciente a la empresa Román que radicó una denuncia penal por violación de propiedad privada.

Sin embargo, desde Prefectura se informó que los activistas se retiraron por su propia voluntad pasada las 00:30 de ayer, por lo que actividad portuaria recobró su normalidad.

Comentá la nota