Desalojaron de Casa de Gobierno a trabajadores de Desarrollo Social

Los empleados, nucleados en UPCN, incendiaron neumáticos, razón que decidió que la Policía los sacara del lugar. La situación se destrabó cuando el Ejecutivo anunció una convocatoria para recibirlos.

Durante la protesta, que tuvo por objeto una respuesta a un petitorio de aumento salarial, no se produjeron heridos ni detenidos.

Neuquén > El conflicto que mantienen los empleados de Desarrollo Social en reclamo de aumento salarial hace más de un mes tuvo ayer un nuevo episodio de violencia. La Policía desalojó con gases lacrimógenos a un grupo de trabajadores que incendió neumáticos en la puerta de la Casa de Gobierno. La situación se calmó luego de una convocatoria a una reunión con representantes del Ejecutivo para el miércoles próximo. Los trabajadores de ese Ministerio, en su mayoría agrupados en UPCN, se manifestaron en la Gobernación desde las 11 en búsqueda de una respuesta al petitorio entregado el lunes pasado.

El grupo era de unas 40 personas en su mayoría mujeres que permanecían manifestándose en la esquina de Roca y La Rioja hasta pasadas las 15. A esa hora fue cuando los protestantes prendieron fuego neumáticos, situación que la Policía calmó arrojando gases lacrimógenos.

"Se les pidió que no prendieran fuego ya que no está permitido por la seguridad de los vecinos y ante la negativa se definió retirar a la gente", explicó el director de Seguridad, comisario Daniel Rojas. Afirmó que los manifestantes habían montado una pila de neumáticos en la puerta de la Casa de Gobierno y comentó que tuvieron que arrojar "gases para que la gente se vaya".

Rojas aseveró que "no hubo enfrentamientos" y que "los roces con el personal policial fueron para evitar posteriores episodios".

Las mujeres en el lugar estaban muy enfurecidas y aseguraron que fueron empujadas por varios policías.

José Luis Tappia, uno de los dirigentes de UPCN, afirmó que la manifestación fue "pacífica" y que luego de que un uniformado les dijo que los convocarían para el miércoles próximo a una reunión ellos solicitaron que el compromiso fuera entregado por escrito.

"Estábamos en la plaza esperando que nos acerquen esa carta y empezaron a pegar, a tirar gases lacrimógenos, balas de goma. Hay mujeres lastimadas", aseveró Tappia mientras exponía los cartuchos desechados.

El gremialista remarcó: "Es increíble que para darnos en un papel la cita para la semana que viene hayan tenido que reprimirnos. Nosotros sólo pedíamos un compromiso para ser recibidos y discutir sobre el pedido de aumento salarial", aseveró Tappia.

Rojas fue quien entregó a los trabajadores la convocatoria firmada por la ministra de Coordinación, Zulma Reina, donde se los invitó a un encuentro para el miércoles próximo a las 10. Si bien en la nota se aclaró que estarían presentes funcionarios del Ejecutivo no se especificó la presencia del ministro de la cartera, César Pérez, ni el lugar del encuentro.

El reclamo de los empleados es la reapertura de las paritarias sectoriales a partir de febrero y un aumento salarial a cuenta de mil pesos para todos los trabajadores de planta funcional desde la categoría AUA a la FUA, Además de un incremento de $1.500 para el personal en condición de bajo programa y recategorización en particular para quienes cuentan entre 10 y 30 años de servicio.

Comentá la nota