Lo desairaron, pero no acusó recibo

La presidencia del ex gobernador Marín sumó el primer desaire y ya conoce sus límites: los legisladores nacionales pampeanos armaron el bloque del PJ-La Pampa. Aunque Marín se hizo el distraído, aceptó el desplante y a pesar de que su mandato empezó rengo, seguirá con el "sello" de presidente del PJ.
La relación entre Convergencia y la Plural está marcada por la desconfianza y el cinismo. Todos se reunieron ayer, pero se limitaron a las formalidades. En el aire flotó el recelo de unos por los otros.

Desde la Plural lanzaron el rumor de la renuncia. Muy lejos está, esa versión, de los planes y objetivos que tiene el ex gobernador Marín en su vuelta al PJ pampeano.

Marín, curtido en estas turbulencias, hizo la del tero: "No busquen sangre donde no la hay", distrajo. Puso la mira en los medios, cuando se sabe que el Consejo del PJ es un hervidero.

La asunción de Verna e Higonet en el Senado dejó en claro que los legisladores de la Plural no le responderían a Marín. Este jugó todas sus fichas a dejar en evidencia que si los pampeanos no se sumaban al bloque oficialista estarían quitándole respaldo a la presidenta Cristina Kirchner.

El vocero vernista Martín Borthiry dijo que todo fue tranquilo, "sin discusión", dijo. Es decir que la Plural hizo lo que quiso (ir fuera del bloque oficialista) y no hubo debate.

La Plural aprovechó la reunión para hacerle sentir el rigor a Marín: informaron formalmente la conformación del bloque de legisladores. Cuando se leyó el comunicado Marín aspiró aire por su nariz, hasta provocar un leve resoplido. Y no pudo disimular una mueca con la comisura de sus labios.

Pero después Marín hizo uso de la cuotita de poder que tiene: postergó una nueva convocatoria al Consejo Provincial del PJ hasta el 8 de marzo de 2010. El Consejo queda en el freezer. Un gesto que está en línea con la voluntad del Gobierno Nacional de congelar el Congreso hasta los primeros meses del año 2010.

Comentá la nota