Los desagües de la ciudad, tapados por la arena y la basura

Para el Municipio de San Luis, es el resultado del material arrastrado por el agua y la negligencia de algunos vecinos. En el canal de avenida Italia, los temporales depositaron casi un metro de sedimentos.
Los intensos temporales que padeció San Luis el 24 y el 31 de diciembre provocaron, entre otros inconvenientes, el colapso del sistema de desagües de la ciudad. La enorme cantidad de agua precipitada (con su consiguiente arrastre de sedimentos), fundamentalmente, y la basura arrojada por la gente a los canales, fueron las causas que indicó el director general de Medio Ambiente, Higiene y Seguridad, Santiago Butkus. Las bolsas de desperdicios que retiraron los vecinos fuera de los horarios establecidos también supuso un factor que colaboró en el atasco de los conductos.

Butkus insistió para que la ciudadanía tenga normas mínimas de higiene que garanticen la limpieza en los canales, aunque reconoció que los fenómenos climáticos del 24 y el 31 tuvieron una intensidad excepcional con consecuencias casi imposibles de controlar. "Estos temporales fueron muy fuertes, con precipitaciones inusuales y vientos que tuvieron la fuerza suficiente como para derribar árboles. No puedo decir que el taponamiento de los desagües fue culpa exclusiva de la basura arrojada a la vía pública, si bien esto, evidentemente, constituye un elemento que lo propicia" señaló.

El constante incremento demográfico experimentado por San Luis suma más presión al sistema de desagües. "La ciudad creció muchísimo; donde antes tenías una casa ahora hay un edificio con 50 departamentos, y lo que se tira por el mismo caño de cloacas evidentemente no es lo mismo. El sistema no soporta y por eso las bocas de tormenta saltan" comparó. Consideró igualmente que la ubicación de la capital, al estar emplazada al pie de las sierras, manifiesta sus ventajas. "Las calles se inundan ante precipitaciones fuertes, pero el agua escurre en media hora y no queda estancada de manera permanente" señaló.

En los barrios Santa Rita y Elías Adre la basura que tiran los propios vecinos a los desagües representa una complicación persistente, con limpiezas efectuadas por el Municipio que han durado sólo 10 días. Sin embargo, el funcionario reconoció que en el Cantisani, AMEP y Aeroferro, sectores de la ciudad que antes exhibían un escenario similar, la cantidad de desperdicios en los canales ha bajado. Butkus remarcó que la desidia no es un asunto circunscripto a las zonas periféricas, y que la higiene urbana debe ser respetada por los ciudadanos de San Luis.

Comentá la nota