“Fue desafortunada la frase del intendente”, dijo Daniel López

El titular de Madereros (Tandil) salió al cruce del diagnóstico que elevó Lunghi al gobernador. “Si sucede eso de poco serviría el comité de crisis”, advirtió. Operarios de una paralizada fábrica de parquet serían los primeros en cobrar subsidios en la ciudad.
El duro pronóstico del intendente Miguel Lunghi, planteado el lunes al gobernador Daniel Scioli, donde vaticinó 1.000 nuevos desempleados para el mes próximo, generó repercusión en los gremios enrolados en la Confederación General del Trabajo, desde donde dijeron desconocer tamaña secuela de la crisis en el pago chico.

“A lo mejor el intendente tiene información que nosotros no tenemos”, manifestó Marcelo Marcovich, titular de la CGT local.

Pero Daniel López, secretario general del Sindicato de Madereros, mostró cierto resquemor por la impactante cantidad de cesantías anunciadas: “me pareció una frase desafortunada” del jefe comunal, dijo en declaraciones a LA VOZ.

El gremialista admitió la natural preocupación por las suspensiones en diferentes rubros, sobre todo la metalúrgica, pero salió al cruce del pediatra ya que “no hay que pregonar el miedo”, alegó para luego destacar que “uno quiero ser optimista, se está haciendo mucho desde la mesa de monitoreo local para que la producción no se caiga”.

El referente de la madera fue más allá al aventurar que “1.000 desempleados en poco tiempo sería lo peor que le puede pasar a Tandil, la ciudad tendría problemas significativos. De todos modos, sabemos que el sector metalmecánico está muy mal y eso produce un quiebre en la economia”.

“Es una frase desafortunada del intendente, el trabajador debe tener perspectivas buenas pese a la crisis, ver como encaminar el sector productivo. Si no para qué estamos reuniéndonoso en el comité de crisis”, se preguntó López.

Al parecer, la mesa de monitoreo que integran cámaras empresarias, gremios y autoridades municipales no preveía consecuencias tan graves en el corto plazo. Por eso causó mucha preocupación el pronóstico de Lunghi en La Plata.

SUBSIDIOS PARA “SAN RAMON”

La situación en las empresas del sector maderero ha ingresado, como casi todos los rubros, en un período harto delicado. Cinco de las seis pequeñas firmas del rubro, donde trabajan unos 40 operarios, redujeron un 25 por ciento la carga horaria.

La restante, San Ramón, una productora de parquet ubicada en calle Quintana, está paralizada desde el 2 del corriente. Las 16 personas que componen el personal, tras una audiencia ministerial llevada a cabo el viernes, serían los primeros beneficiados por subsidios estatales en Tandil, en tanto su propietario, Matían Goñi, ya tiene avanzado el procedimiento preventivo de empresa en crisis.

Cabe recalcar que percibirían por espacio de seis meses 600 pesos mensuales, período en que la planta tendrá a la plantilla suspendida.

Pero mientras tanto, los empleados de “San Ramón”, mediante la intervención del sindicato, logró el cobro del 75 por ciento del salario hasta el 16 de marzo y el 50 por ciento de los días que no fueron notificados.

La empresa tiene 50 años de antiguedad y “nunca había atravesado un panorama similar, ni siquiera en 2000 y 2001, cuando hubo serias dificultades”, aseguró Daniel López.

“Salvo el caso de San Ramón, estamos tratando de hacer acuerdos vía miniterio para asegurarnos el porcentaje que cobraran los operarios”, subrayó posteriormente.

El gremialista también encuadró a la madera como un rubro “colectora” de la construcción, pero que muchos clientes prefieren postergar a la hora de invertir, ya que “en medio de estas crisis se priorizan otras cosas: por eso cayó tanto la demanda y las firmas estan stockeando”.

“Los empresarios están muy preocupados, todos quieren estar produciendo, pero nunca podés hacer una proyección en el tiempo en un país tan inestable”, evaluó López.

“Error” de Lunghi

Carlos Fernández, jefe de Gabinete del municipio, indicó ayer que los 1.000 tandilenses que resultarán afectados en marzo producto de la crisis “no son desocupados sino suspendidos”.

Luego calificó la información recopilada por medios periodísticos apostados a la salida de la reunión con el gobernador como un “error”. De todos modos, un audio radial confirma que la palabra “desocupados” salió de boca del propio intendente, con lo que al “error” lo cometió Lunghi al informar a los medios.

Comentá la nota