Desafíos

2009 es un año complejo en el que la situación global impactará en nuestra sociedad de manera brutal. Ya sin cortapisas, Antonio Toledo, uno de los más importantes empresarios de la ciudad, admitió en charla que mantuve con él que la temporada estuvo apenas en un 70% del nivel esperado, si esperado era que se repitieran los mismos números que en la temporada precedente.
Una mirada más amplia permite advertir que la caída de ventas al mercado europeo afecta desde octubre de 2007 a la industria pesquera y a otros rubros, por caso la exportación avícola. Entonces, todo el cuadro dice a los gritos que hay menos dinero en poder de los ciudadanos.

¿Qué podemos hacer? Hay un marco nacional, otro provincial, y lo que puede y debe hacerse desde la propia ciudad. El intendente Gustavo Arnaldo Pulti no sabe ni cómo ni por qué hacerlo. Sólo dileta en sus faraónicos proyectos, tal el caso de la construcción de un centro que albergue la nocturnidad en la escollera norte. O el entretenimiento de las últimas jornadas: agitar a través de recursos de la extrema marginalidad mediática una denuncia contra Daniel Katz y Oscar Pagni por un incumplido convenio con la firma Giorno de Alberto Valastro.

Desde que llegó a la intendencia que GAP buscaba algo que le permitiera agitar la alfombra de los integrantes de la fenecida Corriente de Opinión (CON), más conocida como “la Coordinadora”. Eso, sumado al permanente anuncio de un supuesto retorno de Pagni a la lid política para disputar una banca en octubre próximo, precipitó esta corrida mediática calzada en una presentación en sede penal de dudosa seriedad.

Sin entrar a batallar por el tema, ya que los que deben responder son los señalados, me hago una pregunta: a catorce meses de gobierno, ¿no debiera el actual intendente corregir o denunciar los términos del convenio que cedió a Giorno un terreno público a cambio de erigir un nuevo centro para el funcionamiento de la Delegación Municipal Puerto en la vieja usina, o será también criminalizado por los denunciantes? A catorce meses de gobierno no es posible seguir hablando de responsabilidades de la anterior gestión. Por lo menos no seriamente.

Para cuando el lector tome contacto con estas líneas, el intendente estará en Villa La Angostura de vacaciones en familia, cavilando seguramente sobre lo conversado con los integrantes del interbloque que conforman, entre otros, Juan Domingo Fernández, Juan Carlos Cordeu, Ricardo Alonso y Diego Garciarena. En la reunión realizada el sábado 21, GAP reconoció que es un hecho la partida de Juan Guiñazú de la secretaría de Gobierno -se hará cargo de un área jurídica de la ANSES-, admitió que fracasó en su intención de gestionar gobierno con el Frente para la Victoria, el bloque gerenciado por Osvaldo Lalanne no le aporta nada y encima lo complica (el último ajuste en el boleto es un ejemplo de ello), y el fracaso de María del Carmen Viñas en Calidad de Vida hunde la posibilidad de incorporar otros dirigentes provenientes del fenecido PSP. La reunión fue, en verdad, un sondeo de posiciones; ambas partes admiten que convergen en una mirada positiva hacia el Gobierno nacional, pero hasta allí llegan las coincidencias.

El intendente no tiene un solo plan de gestión. Pasado el efecto narcotizante de la Davis, queda la expectativa de que el efecto “asfalto” mantenga altas las acciones ante la opinión pública. No obstante, ya se sabe que no hay “blindaje” que resista la realidad. Vecinos de Avellaneda y San Luis denuncian la apertura de un local bajo el nombre de “Che Corleone”, espacio cuya apertura los lugareños ya habían impedido bajo otra denominación comercial en 2006. Los habitantes de esa zona recuerdan la enjundia y los epítetos de Pulti dedicados a la gestión de Katz por impulsar este tipo de comercio.

De aquellos dichos a esta realidad ya hay peleas y desmanes en la zona, y un interrogante que cambió de la banca al sillón de la intendencia. Una pregunta de peso.

Comentá la nota