El desafío del último aliado de los Kirchner

Por Fernando Gonzalez

Hugo Moyano no sólo es el aliado más importante de Néstor Kirchner. Es también el último aliado que le queda con estructura propia y alguna influencia social que vaya un poco más allá de las encuestas.

Es que hay que repasar la historia de los seis años de los Kirchner en el poder para ver cómo han ido brillando y extinguiéndose los aliados. Eduardo Duhalde fue quien lo ayudó a llegar al poder y quien debió retirarse de la política cuando Kirchner logró ganar la elección bonaerense de 2005. Roberto Lavagna fue el ministro de Economía que condujo el período de sus mejores índices económicos y debió irse cuando las diferencias se hicieron demasiado ostensibles.

Se fue el canciller Rafael Bielsa; partió el jefe de gabinete de confianza, Alberto Fernández. Y ahora se despegan Carlos Reutemann y Juan Schiaretti.

Viejo lobo de la política, Moyano huele una oportunidad antes de la elección de junio. Por eso pide lugares para sus hombres en las listas kirchneristas. Por eso presiona con el subsidio antidespidos y jura que no podrá impedir la silbatina en el acto que harán en Plaza de Mayo el 30 de abril. Si para ese día consigue lo que quiere, el camionero se quedará un tiempo más a compartir los días de debilidad de los Kirchner.

Comentá la nota