El desafío para la jefa del Central es generar confianza

Por Walter Brown

La flamante titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, se enfrenta con la crisis de credibilidad que arrastra la gestión kirchnerista, de la que no es ajena.

Ayer intentó convencer al mercado cambiario de que no tiene intenciones de cumplir con lo que pregonó durante los últimos años: establecer un dólar más competitivo, que le de ventajas al sector productivo local frente a sus socios regionales. Pero en tiempos en que el dólar se aprecia en el mundo y el real cede parte del terreno que había ganado, es difícil pensar que la paridad del peso con la divisa estadounidense no escalará más allá de los $ 3,95 pautados en la Ley de Presupuesto por su compañero en la mesa de decisiones de la política monetaria, el ministro de Economía, Amado Boudou. La falta de confianza también se traduce en la expectativa inflacionaria con la que deberá lidiar Marcó del Pont. Y es que nadie confía en los números del Indec. Ni siquiera el oficialista titular de la CGT, Hugo Moyano, que suele reiterar que la única medición creíble es "la del supermercado". Si gremios como los que nuclean a docentes, metalúrgicos o gastronómicos, entre otros, están reclamando aumentos salariales del orden del 20 al 25% para este año, no es extraño que se estime un alza del costo de vida en torno a esos guarismos. El problema no son las expectativas sino la falta de credibilidad.

Comentá la nota