El desafío

Por Eduardo Aliverti

El año político cierra con una buena noticia para cualquier argentino de espíritu democrático. Y el hecho es una punta atractiva para intentar un balance (uno de los tantos que pueden hacerse) acerca de cierta enseñanza que deja el 2009.

Al margen de lo que significa respecto de Mauricio Macri el blooper sensacional que cometió, la caída de Abel Posse ratifica, por si alguien no había tomado nota, que hay límites infranqueables en este país donde es tan habitual decir y percibir que todo vale. O si se quiere, y de mínima, que algunas disposiciones, opiniones, nombres propios, no pueden ser jugados en el escenario sociopolítico sin atravesar una fortaleza contraria con enorme capacidad de cuestionamiento y movilización. Fue esa feliz obviedad lo que tumbó al tiranosaurio, en el subrayado de que no hay lugar para funcionarios públicos capaces de reivindicar la dictadura. Y muchísimo menos si ni siquiera se cuidan de usar un lenguaje idéntico al de los genocidas. Hubo la muy demostrativa pauta de que referentes del mismo macrismo tomaron distancia de Posse, y hasta Macri tuvo que ser tibio al defenderlo. No porque piensen distinto, naturalmente, sino por carecer de espacio político para decirlo. Esa es una conquista invencible de los luchadores imprescindibles.

Desde ya, se dan circunstancias en que puede haber retrocesos de desmemoria; como lo muestra, sin ir más lejos, el propio hecho de que Macri haya sido un triunfador electoral, o los índices de apoyo que tuvieron personajes como Patti y Rico (entre muchos otros), o lo que testifica el reclamo vacío de "más seguridad" a costa de lo que fuere. Pero ese rasgo fascistoide de una parte de la sociedad no logra contrarrestar la potencia de los memoriosos activos, hasta el punto de que –con excepción de los fósiles explícitos– quienes reivindican al terrorismo de Estado deben guardar silencio público al respecto. Posse nunca aprendió esa bolilla. Como tampoco lo hizo el diario La Nación cuando publicó el artículo de aquél, que desató la andanada en su contra, a pocas horas de que asumiera. Esos raptos de soberbia reflejan una falta de inteligencia notable en los voceros y actuantes del conservadurismo, y es reveladora de que no pueden controlar sus nervios. Igual cosa les pasó a los campestres que a lo largo del año se fueron de boca en el rescate de apellidos como Martínez de Hoz, o con alguna fraseología de indisimulable tufo castrense. Sus pares debieron explicar que no quisieron decir lo que dijeron. Y si de nervios se trata, el año deja también lo inédito y creciente de la virulencia con que el Grupo Clarín, en compañía de otros grandes emporios, ataca al Gobierno. Aun cuando se considere que es en lógica respuesta a los intereses afectados, no deja de ser asombroso que se pueda ser tan banal.

Esa irritabilidad es indicativa de que hay una puja concreta de poder, entre lo que se nuclea alrededor de las grandes líneas que traza el oficialismo y todo lo que se le opone. Pero además, o antes, exhibe una sugestiva falta de confianza por parte de lo segundo: al cabo de la victoria del 28 de junio, parecían en condiciones de comerse a los chicos crudos para terminar -objetivamente, y según lo reconocen ellos mismos- sujetados a la agenda gubernamental. En este aspecto, es necesario volver a la nueva y grosera patinada de Macri. Es un elemento ostensible de los graves problemas instrumentales que enfrenta el proyecto de restauración conservadora, aun cuando los severos errores del kirchnerismo hayan mellado su popularidad. El nombramiento de Posse fue un símbolo encumbrado, nada menos pero nada más, del nivel de improvisación pasmoso que rige a la administración macrista.

Desde la decisión neonata para nombrar al frente de Cultura a un payaso del área, allá por 2007, siguieron arrebatos dignos de quien no tiene ni la menor idea de cómo se elaboran planes, acciones, consensos, propuestas. Un día se levanta y formula que debe registrarse a los "franelitas"; se levanta otro y plantea que los trabajadores deben buchonear a los compañeros municipales que tienen otro trabajo; se levanta otro y arranca un desparramo tragicómico en su pretensión de una policía metropolitana. Cuando llegan las noches, en sentido figurado o no, tiene que dedicarse a corregir lo que se le ocurrió a la mañana, a él o a alguno de sus brillantes asesores. Un colega radiofónico de derechas, indignado tras el sketch de Posse, se preguntó si acaso Macri es un político o bien cualquier otra cosa menos eso, vista su carencia absoluta de muñeca primaria para estar al frente de una gestión apenas municipal. Tiene razón. Pero resulta que es esa misma derecha patética la estimuladora de estos inventos mediáticos que, como Macri, acaban exponiendo su pericia para que se les escapen todas las tortugas a la vez. Son ellos los que denostaron a la política. Los que prometieron que arribaría una nueva forma de ejercerla. Y los que llaman a los representantes de "los sectores productivos" a poner el cuerpo. Así eufemizan la aspiración de conducir sin testaferros gubernamentales ni legislativos sus privilegios de sector. Los gauchócratas también son un ejemplo acerca del tema: consiguen representación parlamentaria, pero guay de buscarles alguna idea que no sea la constancia militante como hijos de la soja. Probablemente conscientes de las patas muy cortas que eso encarna juegan fichas estructurales a íconos como Cobos, cuyo gran mérito es haber bombardeado a la fuerza que lo puso donde está sin que (les) importe demasiado clonizar a De la Rúa. El objetivo es pudrir el rumbo o coyuntura que los altera. Y si no puede o no debe ser otro invento, a estar por las experiencias de esa índole, no está de más que se largue Duhalde. Parece inconcebible pero para 2011 falta mucho y uno nunca sabe, sobre todo porque tampoco parece que a alguna de las figuritas opositoras le dé la estatura presidencial. Y menos que menos si la economía, como todos los pronósticos lo presagian, tiene el dichoso viento de cola. En ese caso cabe la pregunta de qué es, entonces, lo que tanto los molesta o perjudica. Y la única respuesta: su carácter de insaciables.

Todo esto que parece una mala noticia tiene su anverso. Es la política, estúpido. Es la política la que, en el año que se va, volvió a presentar toda su dimensión. Es la política, lo político, lo que permitió que se sancionara una ley de medios que va a contramano de los intereses de las corporaciones del área. Es eso mismo lo que traza la raya entre los unos y los otros. Y lo que habilita que no se pueda ser neutral, ascético. No, so pena de ser un indiferente que no tendrá derecho a reclamar nada, fuere que se trate de que es el Gobierno el que conduce a un abismo o de que lo hace el rejuntado numéricamente mayoritario de la oposición.

Tal vez no sea una opción fácil para discernir, pero por lo menos pasa algo que motiva. Cuando no ocurrió, como en los ’90, ya sabemos cómo terminaron las cosas.

Comentá la nota