Desafían el poder de Moreno con aumentos no autorizados

Por primera vez en tres años, grandes empresas dispusieron subas sin pedirle permiso al Gobierno
Después de tres años de control absoluto de los precios, por primera vez las grandes marcas desafían el poder de Guillermo Moreno. Un grupo de fabricantes de alimentos de primera línea decidieron en los últimos días un aumento en su lista de productos sin haber obtenido antes la autorización del otrora superpoderoso secretario de Comercio Interior.

La lista de precios con los aumentos ya fue enviada a los diferentes canales comerciales -supermercados, mayoristas, autoservicios-, aunque por el momento la mayoría de los comercios decidió no trasladar las subas a los valores de venta al público, a la espera de una resolución de parte de la Secretaría que dirige Moreno.

"Por el momento, lo único que estamos haciendo es informar a nuestros asociados que los aumentos no están autorizados por Moreno, y lo que están haciendo algunos comercios es devolver las notas de pedidos a los proveedores", según explicaron desde una de las cámaras de comerciantes.

En principio, la lista de empresas que habría decidido aumentar los precios sin obtener la autorización reúne a todas compañías de primer nivel, incluidas varias multinacionales, como las norteamericanas Kraft Foods (Terrabusi, Tang, Don Felipe) y General Mills (La Salteña, Pillsbury), y la brasileña Sadia, a las que se sumó la argentina Molinos Río de la Plata (Vieníssima, Nobleza Gaucha, Granja del Sol), del grupo Perez Companc. Sin embargo, en el sector aseguran que la rebelión de las marcas recién empieza y también hay otras empresas que están concretando algunos aumentos sin esperar a obtener el visto bueno de Moreno.

Tras las comunicaciones que empezaron a circular en los últimos días entre supermercados, mayoristas y autoservicios en las que alertaban que las subas no contaban con la autorización oficial, ayer la Secretaría de Comercio Interior les dio luz verde para modificar su lista de precios a una decena de compañías. En este último grupo, figuran algunas firmas que se habían anticipado a la aprobación oficial y otras grandes fabricantes, como La Serenísima, la yerbatera CBSé, Clorox (Ayudín), Quilmes y Celusal.

En todos los casos, los aumentos están en línea con los incrementos que vienen autorizando desde que la Secretaría que preside Moreno se hizo cargo de los controles de precios, en abril de 2006. La política del cuestionado funcionario fue autorizar las subas en forma escalonada, diferenciando los productos en tres grandes grupos: masivos, selectivos y gourmet . Para el primer grupo -los "masivos"-, las subas en promedio rondan entre 1 y 3%, mientras que para los "selectivos" se ubican entre 5 y 6%, y trepan al 8% para los que Moreno considera productos gourmet.

Discusión por las fechas

Ante la consulta de LA NACION, en las empresas proveedoras involucradas en la discusión prefirieron bajarle el tono a la polémica. "En realidad, con Moreno sólo tuvimos una discusión por las fechas. Los aumentos estaban autorizados y lo que pasó fue un disenso por el momento en que tenían que entrar en vigor", señalaron en una de las firmas.

El mecanismo para lograr un aumento oficial se inicia con una presentación que debe realizar cada empresa ante la Secretaría de Comercio Interior, en la que se explica las razones para impulsar un aumento de precios. En caso de convencer a Moreno, la propia dependencia es la encargada de informar a las cámaras que reúnen a los comercios -como la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (Cadam), la Cámara de Autoservicios y Supermercados de Residentes Chinos y la Cámara Empresarial de Desarrollo Argentino y Países del Sudeste Asiático (Cedeapsa)- acerca de cada aumento; a su vez, estas entidades se encargan de comunicar a sus respectivos asociados -supermercados, mayoristas, autoservicios chinos- cada uno de los incrementos que cuentan con la aprobación oficial. Esta modalidad operativa, sin embargo, sufrió un inconveniente en el último mes y medio, ya que Moreno había decidido postergar todos los aumentos hasta después de las elecciones.

En el sector, además, precisan que más allá de este enfrentamiento por los últimos aumentos, la imagen de Moreno quedó debilitada tras la derrota electoral del oficialismo en distritos clave, como la provincia de Buenos Aires, Córdoba o la Capital Federal. "Es la primera vez que a Moreno no lo veo firme en el cargo. En la última reunión que tuvimos, la semana pasada, volvió a repetir su frase de que es un soldado y que puede quedarse en la Secretaría cinco minutos más o cinco años, pero lo que está claro es que hoy se le animan empresas que antes ni se les ocurría tocar un precio sin avisarle", explicó un ejecutivo de una empresa líder de capitales nacionales.

60

Empresas

* Son las compañías que están en la lista de espera para obtener las autorizaciones para aumentar, por parte de la Secretaría de Comercio Interior.

8%

Suba de precios

* Es el tope que les puso Moreno a los aumentos autorizados para los productos de consumo masivo.

Comentá la nota