Desacuerdos, denuncias y peleas por la posible contaminación de una petrolera

Informes sin responder, posibles imputaciones, falta de comunicación entre organismos. Es el resumen de un posible

caso de contaminación por parte de una empresa de Luján.

Parece una novela pero no lo es, aunque los hechos que marcan toda la historia se asemejan bastante una película basada en la burocracia y en la falta de controles de parte de los organismos encargados de asegurarse de que no se pone en riesgo el ambiente ni el recurso hídrico. Por otro lado, hay acusaciones de contaminación contra una empresa dedicada a los hidrocarburos, que se defiende mostrando informes de la UNCuyo.

Los actores son el Departamento General de Irrigación, la Dirección de Saneamiento y Control Ambiental, la empresa Polipetrol SA, la Municipalidad de Luján de Cuyo, dos legisladores, una concejal y un fiscal especial.

El 2 de setiembre, El Sol daba a conocer que el fiscal especial Daniel Carniello había recibido desde la Fiscalía de Estado un expediente que contenía una grave denuncia contra una empresa petrolera ubicada en Luján de Cuyo: Polipetrol SA.

Menos de una semana después de su publicación, dos pedidos de informes salían desde la Legislatura hacia el Poder Ejecutivo y de allí a distintas reparticiones.

El primero de ellos le pertenece al diputado radical Rubén Lázaro. En tanto, el segundo fue aprobado en el Senado y tuvo como autora a la dirigente del ARI Alejandra Naman.

Ambos pedidos presentaban muchas similitudes. Los dos habían sido hechos a base de la nota publicada por este diario y tenían como destinatarios a los mismos responsables, más alguna que otra diferencia.

Sin embargo, en lo que más coinciden ambos pedidos ha sido en la demora que han tenido las reparticiones del Gobierno en contestarlos.

Por otra parte, la situación de la empresa sigue siendo irregular. A pesar de dedicarse a una actividad compleja, como lo es la industria petrolífera, y de estar funcionando desde hace seis años, Polipetrol SA aún no cuenta con la Declaración de Impacto Ambiental que tiene que otorgar la Secretaría de Ambiente de la Provincia ni con la habilitación municipal que debe expedir la comuna conducida por Omar Parisi, ya que la empresa funciona en el Parque Industrial de ese departamento.

la denuncia. La empresa señalada como contaminante es Polipetrol SA. Esta se ubica a casi dos kilómetros del Río Mendoza y pertenece a Oscar y Pablo Piottante. Instalada en la zona desde el 2002, la petrolera siempre ha estado en el ojo de la polémica.

Poco tiempo después de haberse instalado fue el Concejo Deliberante de Luján de Cuyo el que puso la mira sobre la empresa y pudo saber que esta no contaba con una habilitación municipal que le permitiera funcionar. Hoy, seis años después, la autorización todavía no aparece y la empresa sigue trabajando.

La falta de aprobación de ese trámite no era, ni es, lo único que se le achacaba a los Piottante en la denuncia que tuvo un recorrido por oficinas fiscales, la Fiscalía de Estado, el despacho del fiscal especial Luis Correa Llano hasta caer en el escritorio de su par Daniel Carniello.

En el expediente que llegó a manos de Carniello se explicitaba que la destilería está constituida por dos sectores, en uno de ellos se ubica la refinería en sí y en otro se encuentra un sector denominado playa de tanques, que es donde ocurre la mayor cantidad de anomalías, según destaca el expediente judicial.

En esa playa se encontraban almacenados combustibles líquidos sin especificación alguna. Esto fue comprobado en su momento por la policía del agua, es decir Irrigación.

Además, la empresa es investigada porque dentro de ella había una pileta con bordes de tierra y a cielo abierto, que contiene hidrocarburos y residuos peligrosos derivados de ese material.

Por otro lado, la empresa funciona sin tener aprobada la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y tampoco estaba inscripta en el Sistema Integral de Control de Combustible (SITCOM), que depende de la Dirección de Fiscalización, Control y Defensa del Consumidor.

informes. El pedido del diputado radical Rubén Lázaro fue aprobado en la sesión del 5 de setiembre y tenía como destinatarios a la Secretaría de Medio Ambiente, el Departamento General de Irrigación y la Fiscalía de Estado, sin embargo, el único organismo que respondió al pedido, hasta la fecha, fue este último. El director de Saneamiento y Control Ambiental, Ricardo Debandi, aseguró que su respuesta había salido el jueves desde su oficina, por lo que esperaba que en los próximos días llegara a la Cámara de Diputados.

Según la contestación de la Fiscalía de Estado, que lleva la firma de Pedro Sin, ese organismo tiene en su poder dos expedientes. El primero de ellos está caratulado “Foro Vecinal Luján de Cuyo s/ solicitud de intervención por actividades de empresa Polipetrol en parque industrial de Luján de Cuyo” y fue iniciado el 20 de setiembre del 2007, en tanto que el segundo lleva el nombre de “Biritos César s/solicita Interv. Fe. Por accionar de empresa Polipetrol SA.” y se inició el 4 de agosto del 2008.

Justamente, este último fue el expediente que terminó en la oficina de Carniello, no obstante la existencia de uno previo que habla de que, para el Gobierno, la empresa no era desconocida, lo que da a entender que los antecedentes de la empresa y los trámites sin cumplir eran sabidos en la Fiscalía de Estado y no sólo en Irrigación y en Medio Ambiente.

En el caso de la senadora del ARI Alejandra Naman, su pedido de informe iba dirigido a la Secretaría de Medio Ambiente y al Departamento General de Irrigación. A ambos organismos se le pedían los antecedentes de los procedimientos seguidos en el caso de contaminación ambiental de la empresa, un informe resumiendo lo actuado y los funcionarios que habían participado y copia de toda la documentación disponible, y a Irrigación se le solicitaban los correspondientes a la inspección del cauce arroyo Carrizal.

Asimismo, en el caso de la Municipalidad de Luján, se le solicitó que remitiera los antecedentes referidos a la empresa Polipetrol. En cuanto al informe de Naman, ni Ambiente ni Irrigación respondieron y sólo la Municipalidad de Luján le contestó.

La respuesta dada por el municipio comprende un informe hecho por el Departamento de Gestión Ambiental a la directora de la Secretaría Legal y Técnica de la comuna, Marcela Ilacqua, y un registro de antecedentes firmado por el propio intendente de Luján, Omar Parisi.

En el escrito de la comuna se recuerda un acta acuerdo firmada el 28 de mayo del 2008, en ocasión de una clausura que, supuestamente, debía durar 30 días y sólo se prolongó por 96 horas, en la que la empresa se comprometía a cumplir con 17 puntos a cambio del levantamiento de la suspensión y la habilitación municipal.

Entre los puntos a cumplir, según el informe hecho por el municipio, la empresa ya habría solucionado poco más de la mitad de ellos, pero había otros, que al momento de redactarse el informe –24 de setiembre del 2008– se encontraban en proceso de ejecución operativa y trámites administrativos respectivos”. Esto es curioso, porque muchos de esos puntos que se encontraban en trámite debían ser cumplidos en un plazo de dos semanas, según consta en el acta firmada el 28 de mayo, y tres meses después no estaban terminados.

sin habilitación municipal. Polipetrol comenzó a trabajar en el año 2002 y al poco tiempo, la Oficina de Industria y Comercio de la Municipalidad de Luján emplazó a la empresa a presentar la documentación solicitada para iniciar el trámite de habilitación comercial, algo que la firma requirió a los pocos días. Sin embargo, la habilitación no fue concedida y la empresa comenzó a sumar emplazamientos, multas y hasta pedidos de clausura por parte del municipio y de los miembros del Concejo Deliberante lujanino.

Hoy, seis años después, la empresa sigue en la misma situación irregular. Esto, incluso, fue explicado por el mismo Parisi en el informe contestado a Naman. Allí, el intendente de Luján explica que la habilitación municipal está supeditada a la obtención de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), algo que la Secretaría de Ambiente aún no concede.

ida y vuelta. El tema de la habilitación municipal de la empresa no es fácil de resolver. El problema, según destacó la secretaria Legal y Técnica de la comuna de Luján, Marcela Ilacqua, es que en el acta firmada el 28 de mayo, la comuna se comprometió a otorgarla y ahora, la empresa la reclama para seguir funcionando, no obstante la funcionaria del municipio explicó que el compromiso se concretaba una vez que la empresa cumpliera con todas las condiciones pedidas, cosa que aún no efectúa.

Asimismo, igual que lo hiciera Parisi en el pedido de informe, explicó que la habilitación municipal se dará una vez que la Secretaría de Ambiente apruebe la DIA, no obstante, Ilacqua afirmó que en ese punto surge otro dilema, debido a que el organismo provincial argumenta exactamente lo contrario, es decir, sólo procederán a realizar la DIA, cuando el municipio habilite a Polipetrol comercialmente.

Además, el municipio encuentra otros inconvenientes en el caso de Polipetrol. Uno de ellos se debe a que el 18 de noviembre, la comuna solicitó a Saneamiento y Control Ambiental que le informara sobre los resultados de las inspecciones realizadas el 30 y el 31 de octubre en las instalaciones de la empresa. En la misma nota aprovecha para pedir información sobre la presentación del Convenio de Gestión de Efluentes entre la empresa e Irrigación y los otros puntos que Polipetrol ya debería haber cumplido. Este último pedido había sido recibido en el organismo dirigido por Debandi el 19 de agosto, no obstante ni esa nota ni la que fue presentada hace un mes han obtenido respuesta alguna.

En tanto, según Debandi, en la empresa sólo se debe realizar la DIA en el sector denominado playa de tanques, y aseguró que el mismo estaba clausurado desde hace varios meses.

Por otro lado, explicó que en el sector de la refinería se ha hecho una resolución, tras un informe de partida, que, según sus palabras, “hace las veces de DIA”.

En opinión del funcionario, desde que asumió la gestión actual, la empresa tuvo que empezar a realizar las mejoras que se le recomendaban en los años anteriores, porque, en su caso, no les iba a dar el certificado ambiental si no se cumplía con lo pedido.

Asimismo aseguró que Polipetrol está cumpliendo con la mayor parte de los puntos del acta y prefirió no criticar a las gestiones anteriores por la forma de proceder que tuvieron con la firma y agregó que sólo se hace cargo de su parte, aunque explicó que la empresa debería haber realizado las mejoras antes y no tras el acta.

En tanto, el director de Polipetrol, Pablo Piottante, aseguró, por un lado, que es verdad que la mayoría de los puntos convenidos ya están cumplidos o en el proceso de concretarse, aunque señaló que es mentira que la playa de tanques se encuentre clausurada.

acta y contaminación. El acta firmada por Oscar Piottante; el secretario de Ambiente, Guillermo Carmona, y el secretario de Obras y Servicios Públicos, Roberto Ajo, el 28 de mayo es uno de los puntos que atacan aquellos que acusan a Polipetrol de contaminar.

Además, en la comuna lujanina, el rechazo al acta también es encabezado por la concejal del Pro-Recrear Cecilia Páez, quien aseguró que ese convenio por el cual el municipio se compromete a dar la habilitación a cambio de que la empresa cumpla con todas las condiciones es inválido, debido que al no estar Parisi presente,quienes deben representar a la comuna son los miembros del Concejo Deliberante.

Por otra parte, el denunciante, César Biritos, inspector del cauce El Carrizal, afirmó que el acta no es válida, porque no tuvieron a la parte acusadora en cuenta a la hora de firmarla y explicó que, si bien puede ser que se esté cumpliendo con lo pactado, la empresa debería cerrarse hasta que no se terminaran y se aprobaran las refacciones.

Tanto Páez como Biritos se quejaron de no haber estado presentes en las últimas inspecciones realizadas a la empresa. En el caso de Páez, ella misma admitió que no la dejaron entrar por cuestiones de seguridad, ya que no vestía de la manera adecuada, y en cuanto a Biritos, este explicó que nunca fue avisado de cuándo ocurrieron, no obstante aseguró que esas inspecciones tampoco son válidas, puesto que se han hecho sobre los puntos del acta y no sobre el funcionamiento de la empresa en sí, al mismo tiempo que aseguró que lo cumplido de lo que figura en el acta es sólo la cartelería y medidas similares.

Por otro lado, en cuanto al informe de partida explicado por Debandi, Biritos indicó que sí o sí se necesita el DIA para ambas secciones, tirando por tierra lo dicho por Debandi. Según el inspector, esto se debe a la actividad que realiza la empresa, que no admite ser incluida dentro del proceso de excepción.

Biritos sumó una nueva acusación contra Polipetrol porque, según él, el sistema de incendios de la playa de tanques nunca fue probado.

En lo que se refiere a contaminación, Biritos invitó a las autoridades de Irrigación a que se tomen muestras de los pozos de agua de los productores que viven en las zonas aledañas.

Vale reconocer que en este sentido, para Irrigación no existe contaminación comprobada hasta ahora y que, según estudios mensuales hechos por la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo, en algunos pozos no se ha encontrado agua contaminada ni tampoco que haya habido filtración de hidrocarburos hacia zonas profundas de la tierra.

causa penal. Además de los encontronazos entre los diversos organismos, la empresa está siendo investigada por el fiscal de Delitos Especiales Daniel Carniello.

Según fuentes judiciales, en los próximos días, los diversos organismos deben hacer llegar unos informes que solicitó Carniello y después de ello se evaluarán las medidas a seguir, que pueden ir desde realizar auditorías a la firma hasta la imputación de funcionarios y empresarios.

Comentá la nota