Desacuerdo cívico y social

La líder de la Coalición Cívica vinculó a Binner con un supuesto pacto con Cristina para avalar el Fondo del Bicentenario a cambio de obras. "La dignidad del gobernador es patrimonio del partido y estamos orgullosos", dijo Giustiniani.
"No necesitamos que nos vengan a dar indicaciones sobre posiciones que tenemos que adoptar cuando ya hemos fijado públicamente una posición clara, tanto el gobernador como los presidentes de bloque en ambas cámaras rechazando el Fondo del Bicentenario". Visiblemente ofuscado el secretario general del Partido Socialista Rubén Giustiniani salió asi al cruce de Elisa Carrió quien había instado a los legisladores del PS a "no ser arrastrados por algún acuerdo entre Hermes Binner y Cristina Kirchner". El senador rosarino fue más allá y planteó que "la dignidad del gobernador es patrimonio del partido y del Frente Progresista y estamos orgullosos de ello". Giustiniani ratificó que el socialismo votará en contra del decreto firmado por la Presidenta para pagar con reservas del Banco Central parte de los compromisos de la deuda pública de este año. "Binner también se había opuesto y Carrió no podría desconocerlo", planteó el máximo referente del PS.

Las declaraciones de la líder de la Coalición Cívica no cayeron para nada bien entre los principales dirigentes socialistas. En diálogo con medios porteños y de Rosario la diputada nacional cuestionó con dureza al gobernador a quien vinculó con un supuesto pacto con la Presidenta en torno al Decreto de Necesidad y Urgencia que creó el Fondo del Bicentenario para pagar parte de los compromisos de la deuda.

"Hermes Binner, que apoya esto, lo que hace es ir contra su gente en Santa Fe. Yo que siempre he sido muy prudente y que he apoyado al gobernador de Santa Fe, no sé como puede dar un apoyo de estas características", planteó la legisladora porteña, haciéndose eco de algunas versiones que indicaban que el jefe de la Casa Gris podría revisar su postura a cambio de fondos frescos para la provincia. Oficialmente Binner había defendido únicamente la potestad de todo Ejecutivo a fijar la política del Banco Central pero había planteado serios reparos a la utilización de las reservas para pagar deuda.

"Confío en que la gente del socialismo, tanto en diputados como senadores, que son excelentes personas y de principios, no sean arrastrados por algún acuerdo entre Binner y Cristina Kirchner", completó Carrió para después rematar: "Con el salario de la gente no se juega, esta es la discusión central".

Consultado por Rosario/12, Giustiniani fue escueto pero tajante en su respuesta a quien fuera su compañera de fórmula en las elecciones presidenciales de 2007. "El partido no necesita que nos vengan a dar indicaciones sobre posiciones que tenemos que adoptar cuando ya hemos fijado públicamente una posición, tanto el gobernador como los presidentes de bloque en ambas cámaras", sostuvo en alusión a su propia definición, la de Binner y la que planteó la jefa de la bancada socialista en Diputados, Mónica Fein.

"Dijimos -continuó el senador nacional- que íbamos a rechazar el DNU, ya que un decreto no puede someterse a modificaciones sino que se aprueba o rechaza cuando se analiza en el Parlamento. Lo vamos a hacer porque no estamos de acuerdo con esa dirección. Binner dijo que cada gobierno tiene la potestad de fijar la política para el Central, pero nunca avaló la utilización de las reservas para el pago de la deuda. Todo esto Carrió no lo podría desconocer".

Cuando este diario le preguntó específicamente por la acusación de Carrió referida al supuesto pacto entre Binner y CFK, Giustiniani remarcó: "La dignidad del gobernador es patrimonio del partido y del Frente Progresista y estamos orgullosos de ello", indicó dejando poco margen para las elucubraciones de la fundadora del ARI.

La relación entre Binner y Carrió nunca fue buena. El gobernador cuestionó en más de una oportunidad la construcción política de la chaqueña y su estilo personalista, sin matices. En el último año, durante el tratamiento de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual las diferencias se acentuaron, alcanzando ya a todo el socialismo y no sólo a Binner.

Comentá la nota