Se desaceleró el ritmo de renuncias de magistrados para poder jubilarse

Durante el año pasado se produjeron 24 vacantes; sólo un camarista dimitió a partir de enero.
La cantidad de jubilaciones de jueces, fiscales y defensores oficiales se desaceleró bruscamente con el cambio de año. En octubre, cinco magistrados se retiraron; en noviembre fueron tres, y en diciembre, seis (tres del Centro Judicial Capital y otros tantos del Centro Judicial de Concepción). En este mes, en tanto, sólo un juez (el camarista penal César Adolfo Vera) formalizó su renuncia al cargo.

De este modo, suman 25 los cargos vacantes en la Justicia por destituciones, fallecimientos, ascensos o dimisiones. Además, hay que agregar la licencia sin plazo predeterminado y por largo tratamiento (hasta que finalice los trámites de jubilación) del juez en Familia y Sucesiones de la VII Nominación, Ernesto Gastaminza.

La cifra volvería a crecer tras las vacaciones en el Poder Judicial. Se espera que tras la feria se multipliquen los trámites jubilatorios; incluso, en los tribunales se comenta con insistencia en las oficinas administrativas que el juez penal Pedro Gallo (de la capital) y los camaristas en lo Civil y Comercial Común de Concepción, Marta Alicia Miranda Villagra y Félix del Valle Carmona, no volverán a sus despachos, sino que sus retiros se formalizarán desde el 1 de febrero.

En tanto, hay 14 cargos que nunca fueron cubiertos por el Poder Ejecutivo, pese a que están creados desde hace tiempo. La suspendida Ley 8.136 (de jueces interinos) no contemplaba el nombramiento de magistrados en esos lugares, por lo que fue modificada el 18 de diciembre pasado; esta reforma aún espera ser promulgada.

De ese número, seis le corresponden al Centro Judicial de la Capital: un juez de Ejecución de Sentencia (responsable de controlar el cumplimiento de las condenas); dos jueces de Concursos y Sociedades (abordarán los problemas económicos patrimoniales) y tres vocales del Tribunal de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo (revisarán los fallos que dicten los camaristas de ese fuero, como instancia intermedia antes de que las causas lleguen a la Corte Suprema de Justicia de la Provincia). Todos estos cargos surgieron en 2006.

En ese mismo año se dispuso la creación de un juzgado de Ejecución de Sentencia y otro de Concursos y Sociedades en Concepción.

Desde 2004 está previsto el crecimiento del Centro Judicial de Monteros en los fueros civiles y laborales. Para ello se presupuestaron cuatro juzgados (Civil y Comercial Común; Documentos y Locaciones; Familia y Sucesiones y Conciliación y Trámite Laboral), y una fiscalía en lo Civil, Comercial y Laboral. A partir del presupuesto 2007 también se prevé la apertura de la Fiscalía Penal de Instrucción de la II Nominación.

Jueces de paz

Aparte de los puestos en los tribunales, se registran seis vacantes entre los juzgados de Paz de la provincia, los que pueden ser cubiertos directamente por el Poder Ejecutivo sin necesidad de que se defina la aplicación de la Ley 8.136. En estos casos, los nombramientos serían como jueces definitivos, no interinos.

La ausencia de titular del juzgado de Orán (en Leales) se remonta a dos años, cuando se jubiló por invalidez José Benito Aráoz. Hace más de un año que la oficina de San Pedro de Colalao está vacía, por el retiro (también por enfermedad) de Ismael Saleh. La misma causa invocó para jubilarse en agosto de 2007, Pedro Miranda, de Alpachiri.

Desde el 1 de diciembre del año pasado están sin titular los despachos de Villa Belgrano y La Cocha, por las jubilaciones ordinarias de Rafael Augusto Soria y de Julio César Leguizamón, respectivamente. El miércoles pasado fue el último día de trabajo del ahora retirado juez de Paz de El Chañar, Bernardo Onofre Jerez.

Comentá la nota