Se derrumbó la utilidad de la Quiniela Pampeana

La Quiniela Pampeana tuvo, por primera vez en su historia, dos trimestres consecutivos de pérdidas, y suma al 30 de septiembre una pobrísima distribución de utilidades. Además fue superada por otros juegos, como el Quini y el Loto, que siempre estuvieron debajo en la recaudación de DAFAS.

La Dirección de Ayuda Financiera para la Asistencia Social (DAFAS) difundió en el Boletín Oficial del 27 de noviembre la distribución de utilidades del segundo y el tercer trimestre del año 2009.

En el segundo trimestre, el juego de la Quiniela registró pérdidas. Aunque no se informa en la mencionada resolución -es lo habitual- el monto de esas pérdidas. Pero en ese mismo trámite se transfiere al Ministerio de Bienestar Social el monto de aciertos prescriptos (los premios que los apostadores no fueron a cobrar) de 27.187 pesos.

El tercer trimestre también arrojó pérdidas a la Quiniela Pampeana. En este caso, la transferencia del monto de premios prescriptos asciende a 66.229 pesos.

De esta manera, al 30 de septiembre de 2009 las utilidades fueron de 395.355 pesos. Es una de las más bajas de la historia de DAFAS.

Cabe recordar que en el primer trimestre la ganancia de la QP fue baja. Alcanzó a 105.119 pesos. Pero se incluyó el fondo de premios prescriptos, muy superior a los dos últimos trimestres: llegó a 195.900 pesos. La distribución oficial final de resultados alcanzó los 301.038 pesos.

En el año 2007, la Quiniela Pampeana repartió utilidades por 2.228.238 pesos con una venta de unos 70 millones de pesos. En el año 2008, las ventas crecieron a los 93 millones de pesos pero las utilidades cayeron casi un 15%: las utilidades repartidas en 2007 fueron de 1.970.273 pesos.

La comparación con los otros juegos también desnuda el derrumbe de la QP. En el año 2007, mientras la QP tuvo utilidades por 2,2 millones, el Loto repartió 452.000 pesos y el Quini 6, unos 660.000 pesos. En el 2008, cuando la QP tuvo utilidades por 1,9 millones de pesos, el Loto alcanzó los 848.000 pesos y el Quini 6, los 766.000 pesos. Al 30 de septiembre de 2009, las utilidades de la Quiniela Pampeana fueron inferiores al Loto y al Quini 6, revirtiendo una tendencia histórica.

El maquillaje de

los números

En la página web de DAFAS se informaba en forma mensual por la recaudación de la Quiniela Pampeana. Pero ahora ese dato fue retirado después de los informes de El Diario que revelaron la caída abrupta de las utilidades de la QP y del bajo porcentaje, inferior al 2% de lo que se recauda.

Pero no fue el único esfuerzo por mejorar los magros números de la QP. Ahora se incluyó en los números finales de las utilidades el 5% de impuesto al juego (llamado Impuesto a las Rifas), un concepto que nunca estuvo incluido. Y que en rigor, no se trata de utilidades de juego sino que va a Rentas Generales.

Luego de las notas de El Diario, que revelaron que el dinero del juego de QP se queda en el camino, también se conoció una maniobra con apuestas de "riesgo", realizadas por decenas de miles de pesos a dos cifras en los primeros veinte premios, una modalidad que fue eliminada después de conocerse el perjuicio a la banca. La organización que desplegó las apuestas de riesgo con la Quiniela Pampeana ganó seis veces en siete intentos. Las apuestas se iniciaron en 15.700 pesos (el 24 de agosto) y culminaron en 117.000 pesos, el último lunes 14 de septiembre cuando ganaron 409.500 pesos, una ganancia neta de 292.000 pesos. En seis apuestas, esta organización obtuvo ganancia neta en premios de 915.900 pesos.

Uno de los déficit más notorios que arrastra el juego de la Quiniela es la falta de una auditoría informática. Es decir, no hay control sobre el software, a pesar de que existe una clave de ingreso manual al sistema que se puede utilizar después de realizada la jugada de la Lotería Nacional y que se utiliza para establecer los premios de las apuestas.

Comentá la nota