Se derrumbó la Argentina cuando el mundo festejaba

Wall Street ayer subió casi 5%, alentado por la posibilidad de un nuevo paquete de estímulo fiscal en Estados Unidos. Fue una jornada en la que renació la esperanza en todos los mercados. Hubo una excepción: la Argentina.
El proyecto de estatización de las AFJP sacudió la plaza y provocó un derrumbe de 10% en los títulos públicos. El dólar subió un centavo, a $ 3,24. Quedó la sensación en la plaza local de que puede haber más ventas tras la confirmación del proyecto oficial. Por más que el gobierno pase a tener más fondos y que se reduzca en 6 puntos del PBI el nivel de endeudamiento del país, lo cierto es que prima más la sensación de otra intervención del gobierno en el mercado rompiendo con todo lo establecido.

La euforia reemplazó ayer a la angustia en Wall Street.

Nueva York (AFP, EFE, Reuters) - La Bolsa de Nueva York cerró ayer con un alza de 4,67% en el índice Dow Jones de Industriales, después de que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, se mostró a favor de lanzar un segundo plan de estímulo fiscal para reactivar la economía.

El índice Dow Jones de Industriales se situó en 9.265,43 unidades, tras una sesión menos volátil que en semanas anteriores y gracias al cierre de los 30 valores que lo componen en terreno positivo.

Esta es la tercera ocasión en lo que va del mes en que el Dow Jones cierra en alza. Pese a las fuertes subidas registradas la semana pasada y ayer, este índice perdió 34,5% desde que el 9 de octubre de 2007 alcanzó un récord de 14.164,53 puntos. El mercado NASDAQ, donde cotizan numerosas empresas de tecnología e Internet, ganó 3,43% y cerró en 1.770,03 unidades, mientras que el S&P 500 avanzó 4,77%, hasta los 985,4 unidades. El índice compuesto NYSE, que agrupa todoslos valores cotizados en la Bolsa de Nueva York, subió 5,7% y se situó en 6.287,6 unidades.

Bernanke se mostró a favor de lanzar otro plan de estímulo fiscal como el que el gobierno estadounidense puso en marcha en el primer semestre del año por u$s 150.000 millones para restablecer la normalidad en los mercados financieros.

«Ante la probabilidad de que la economía siga débil por varios trimestres y haya cierto riesgo de una desaceleración prolongada, parece apropiado que el Congreso considere un plan fiscal en esta coyuntura», sostuvo el presidente del banco central estadounidense ante el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes de EE.UU.

La pregunta que se hacen ahora los analistas es si el gobierno estadounidense puede permitirse el lujo de sacar adelante otro plan de estímulo fiscal, después de que el Congreso aprobara a principios de octubre un rescate financiero de u$s 700.000 millones para estabilizar los mercados financieros.

Los demócratas, que tienen la mayoría en el Senado y en la Cámara de Representantes, indicaron que están a favor de un segundo plan de estímulo fiscal, que podrían aprobar en la sesión del Congreso posterior a la elección presidencial del 4 de noviembre o cuando se reúna la nueva legislatura en enero. Por otro lado, el banco central estadounidense pidió a las entidades financieras de EE.UU. que acepten la compra de sus acciones por parte del gobierno, un programa voluntario con el que el contribuyente eventualmente ganará dinero, según el secretario del Tesoro, Henry Paulson.

Fusión

Las acciones de General Motors ganaron 1,56%, hasta los u$s 6,53, mientras continúan las negociaciones para una eventual fusión con Chrysler. La compañía emisora de tarjetas de crédito American Express vio caer fuertemente sus beneficios en el tercer trimestre del año en curso debido a la crisis financiera, y anunció que su superávit cayó en casi la cuarta parte, a u$s 815 millones

Kenneth Chenaut, el presidente de la empresa, aseguró ayer al cierre de Wall Street que la compañía debió aumentar fuertemente sus precauciones ante la cantidad de créditos incobrables. Las deudas acumuladas por concepto de uso indebido de tarjetas de crédito son consideradas en Estados Unidos como el próximo gran riesgo para los mercados financieros tras las hipotecas subprime.

Los expertos esperaban sin embargo que American Express anunciara pérdidas aún mayores. Los beneficios aumentaron ligeramente de u$s 6.960 millones a u$s 7.160 millones.

Comentá la nota