Derrumbe en el edificio del ex molino harinero

El majestuoso edificio que desde el año 1884 albergó al Molino "Quequén Grande", propiedad de Julián Gómez y cuya actividad como tal cesó en 1949, siendo utilizado desde esa época como acopio de cereales, sufrió en la tarde de ayer jueves el derrumbe de una de sus paredes internas, provocando la caída –además- de una parte de su fachada con frente a la Avda. 59. Por fortuna, el derrumbe parcial no provocó víctimas personales, según informó el Centro de Acopiadores de Cereales Zona Puerto Quequén, actual propietario del inmueble.
El siniestro aconteció a las 14:50 de la víspera –cuando se registraba un fuerte viento- haciéndose presente en el lugar una dotación del Cuartel de Bomberos de Necochea, cuyos integrantes verificaron la inexistencia de víctimas en el edificio ubicado en Avda. 59 entre 16 y 18 de la zona portuaria local.

Cabe recordar que el ex molinero harinero se encontraba totalmente abandonado desde hacía muchos años, habiendo sufrido un incendio de grandes proporciones que destruyó sus interiores afectando a gran parte de sus instalaciones. Posteriormente, en mayo de 2006, el inmueble salió a subasta pública, siendo adquirido por el Centro de Acopiadores local quien realizó esa operación con el fin de mantener su carácter de "patrimonio histórico", según lo dispone un decreto de la Municipalidad de Necochea.

En principio, las autoridades del Centro, luego de hacerse cargo del edificio, dispusieron desmontar todas aquellas instalaciones que se habían anexado al mismo para funcionar como acopio de cereales. De tal forma, se retiraron del lugar silos, norias, torres y otros elementos que –en estado de abandono- representaban un verdadero peligro para la seguridad de los vecinos linderos como de peatones y automotores que circulaban por sus cercanías.

A continuación, y luego de realizada esta tarea, se procedió al llenado de las bases de los silos con arena limpiándose –paralelamente- todo el predio, como también se realizaron trabajos de reconstrucción y levantamiento de medianeras, contratándose los seguros correspondientes y disponiendo serenos en el interior del predio, las 24 horas del día.

En estos momentos, técnicos de la entidad se encuentran realizando los estudios correspondientes que permitan determinar el estado de la estructura del edificio con el fin de adoptar las decisiones que correspondan.

Comentá la nota