Se derrumba más producción de acero: cayó 50% en marzo

Se derrumba más producción de acero: cayó 50% en marzo
LA SIDERURGIA TRABAJA AL 45% DE SU CAPACIDAD INSTALADA
Las usinas siderúrgicas locales produjeron en marzo pasado un 50% menos que un año atrás y no muestran ningún atisbo de recuperación en el mediano plazo. Según datos del CIS, el mes pasado la producción de acero cayó a 257.200 toneladas (un 49,5% por debajo de marzo de 2008); la de hierro primario a 157.500 toneladas (-61,9% interanual); de laminados planos y no planos terminados en caliente a 230.600 toneladas (-52,2%); mientras que la fabricación de planos laminados en frío fue de 101.600 toneladas lo que representa una baja del 25,4% interanual.

Acindar está operando al 40% de la capacidad instalada y otro tanto ocurre en las plantas de Techint, lo que explica el derrumbe de la producción, que en el primer trimestre de 2009 acumula una significativa caída del 41,7% en acero, un 52% en hierro, un 43,8% en laminados en caliente y un 56,9% en los laminados en frío.

Desde la cadena comercial, los clientes y usuarios transmiten un claro mensaje a las siderúrgicas: no se vende nada y las expectativas son desalentadoras con miras al segundo semestre.

Frente a esto el sector sigue liquidando stocks para satisfacer los exiguos pedidos y no hay señales de recuperación de inventarios. Hay un perverso juego de expectativas que retroalimenta el desaliento por lo que vendrá, donde lo que más preocupa es que no está clara la tendencia de la demanda.

«Los consumidores de acero están apostando a que la crisis continuará, por eso no recomponen stocks», aseguró un ejecutivo del sector y agregó que «están viendo un mayor deterioro en el segundo semestre».

El CIS señala que «la industria siderúrgica local, y también la internacional, está siendo particularmente afectada por la crisis que impactó directamente en los sectores intensivos en el consumo de acero, como la industria automotriz, la construcción, artículos del hogar y bienes de capital».

Las principales usinas locales experimentaron en marzo caídas de más del 45% en los pedidos vinculados a la construcción, un 40% de la industria y otro tanto del sector agropecuario.

Mientras tanto siguen trabajando entre 2 y 3 turnos pero con gran parte de la dotación bajo el régimen de suspensiones, vacaciones adelantadas, y anticipando jubilaciones.

Además los costos fijos comenzaron así a complicar los balances por lo que no se ven señales de ajustes en los precios. A lo que se suma ahora la presión de la oferta importada de productos terminados chinos y europeos, que han generado varios expedientes de competencia desleal en la Secretaría de Industria.

Cabe recordar que las proyecciones internacionales para este año anticipan una caída generalizada en la demanda mundial de acero, en torno al 15% promedio pero con picos cercanos al 40% en algunos países como Estados Unidos. Al respecto, la retracción de la demanda que se profundizó en el último trimestre de 2008 dejó al mundo con una sobrecapacidad de producción significativa, focalizada principalmente en regiones netamente exportadoras de acero como China o los países de la ex Unión Soviética.

Las primeras señales del reflujo de estas exportaciones hacia Latinoamérica es la llegada de productos siderúrgicos procedentes de China como los bulones y alambres, que en otras circunstancias no podrían haber competido con la oferta local. Estas importaciones, que en muchos casos no tienen en cuenta las reglas del comercio, podrían causar un serio daño a la industria regional. Por eso, semanas atrás las 20 principales siderúrgicas del Mercosur nucleadas en el Mercofer, advirtieron a los gobiernos sobre el agresivo aumento de las exportaciones chinas que está impactando fuertemente en la cadena siderometalúrgica regional, afectando mayoritariamente a pequeñas y medianas empresas. Para tener una somera idea del posible tsunami, estas 20 empresas producen 47 millones de toneladas de acero mientras que a China le sobrarán este año unas 200 millones de toneladas.

El año pasado como comercio indirecto de acero, China exportó a América Latina aproximadamente 4 millones de toneladas de acero contenido en productos, casi un millón más que en 2007. «Tales exportaciones dañan principalmente las industrias siderúrgicas y metalmecánica de la Argentina y Brasil», sostuvo el Mercofer.

En el caso de productos de la cadena metalmecánica, la Argentina importó desde China u$s 1.700 millones durante 2008 (un 27% más que en 2007).

Comentá la nota