Se derrumba la demanda de los créditos hipotecarios en la city

Se derrumba la demanda de los créditos hipotecarios en la city
Durante enero, algunas entidades acusaron una contracción superior al 40% en la colocación de créditos para vivienda, y una caída hasta la mitad en la cantidad de consultas
El teléfono suena cada vez menos en las sucursales de los grandes players que tiene el mercado de créditos hipotecarios: "De cada diez consultas que recibíamos en noviembre pasado, empezamos a recibir siete en diciembre; y sólo seis en enero", contaron a este diario desde uno de los bancos con mayor inserción en el segmento. Enero se convirtió en un mes de obstáculos para las entidades más competitivas: las cuestiones estacionales, sumadas a la enorme incertidumbre que generó en las últimas semanas la crisis del Banco Central, hicieron titubear algo más a los posibles tomadores de crédito, y amenazaron con hacer naufragar las ambiciosas campañas publicitarias que habían lanzado los bancos sobre el final del año pasado, al tantear una incipiente reactivación en la demanda de los individuos.

En una de las entidades que comparte el podio de los hipotecarios, y que realizó una de las mayores inversiones publicitarias en un extenso spot de TV, reconocieron a El Cronista que la demanda sintió una caída del 43% para lo que va del año, en comparación con igual período de diciembre. "Ha habido una fuerte desaceleracion de la solicitud de créditos hipotecarios, pero es claro que hay un fuerte componente estacional. Nosotros tenemos las mejores tasas del mercado, sin lugar a dudas, y lo que vemos es una retracción de la demanda; pero no, en cambio, de la oferta", explicaron en un banco público.

En verano

Para el analista Gustavo Giraldez, de ZonaBancos.com, está claro que para este segmento "el año financiero" recién empezará en marzo. "La estacionalidad del mes de enero da la pauta de que no están brindadas las condiciones para hacer campañas de ningún tipo, y hoy parece que prácticamente nadie está otorgando préstamos hipotecarios, aunque aparezcan las publicidades de estos. A los bancos les corre la gota fría por la espalda por lo que puede llegar a pasar si le canjean las Letras del BCRA por las del Tesoro", agregó.

En uno de los bancos privados líderes también reconocieron que, en los últimos dos meses, "se recibieron menos consultas", aunque advirtieron que eso respondió "a un patrón de consumo que tiene la familia argentina". Y contaron que, hasta noviembre pasado, solían presentarse en sus sucursales unas 12.000 personas por mes para averiguar los detalles de las líneas para vivienda o refacción. En diciembre y enero, en cambio, esa cifra quedó entre las 8.000 y las 9.000. "Sucede que en los primeros meses del año las prioridades están puestas sobre las vacaciones, el auto y el colegio. Son tres cosas que ameritan una desviación de la atención, del interés y de las consultas de la gente", dijeron.

"No es de extrañar que los eventos que ocurrieron entre el Gobierno y el BCRA hayan generado esta retracción", opinaron en la consultora Finsoport. "Tomando promedios móviles, el stock de hipotecarios muestra una caída de 0,5% en enero, que supera a la de diciembre (0,1%) y que es inversa al comportamiento de noviembre (+0,4%)", puntualizaron.

En las cifras del BCRA se ve que en los dos últimos meses el stock de préstamos evaporó el fuerte repunte que había mostrado hasta noviembre; que en diciembre empezó a caer ($ 55 millones), y que en enero prácticamente no mostró crecimiento (ver infografía).

En el sector estiman que hoy son los bancos privados los que llevan la peor parte, porque se ven tentados a "cerrar la ventanilla" cuando el horizonte económico no se les muestra despejado para tomar este tipo de decisiones. "Hubo campañas muy agresivas sobre el fin del año pasado. Si esto cambió con la incertidumbre institucional, realmente no se sabe, pero es cierto que, a muchos, dar créditos a largo plazo hoy les da vértigo", deslizó un banquero.

Comentá la nota