Dos derrotas K se prevén en Córdoba y Mendoza.

Aunque la madre de las batallas se libra en Buenos Aires, el resultado electoral en Mendoza y Córdoba puede ser clave para anticipar el panorama presidencial de 2011. Una encuesta de Management & Fit señala que el kirchnerismo se encamina a la derrota en las dos provincias y que el nivel de rechazo a la gestión de Cristina Fernández en ambos casos es altísimo.
En la tierra de los vinos, el vicepresidente, Julio Cobos, se juega su proyecto político, aquel que arrancó el 17 de julio del año pasado con el voto no positivo a las retenciones. Pese a que no es candidato, el ex gobernador y líder del partido Consenso Federal se puso la campaña al hombro: un triunfo lo colocaría en ventaja para la carrera a la Rosada, sobre todo porque el oficialismo está haciendo lo imposible para que pierda.

También en Córdoba, los que disputan los primeros puestos hoy están en la vereda de enfrente de los Kirchner, aunque algunos de ellos, como Luis Juez y quienes responden al gobernador Juan Schiaretti, supieron estar cerca hasta hace un tiempo.

Paliza mediterránea. En Córdoba, el dirigente del Frente Cívico, Juez, encabeza las preferencias para senadores con el 28,3 por ciento de intención de voto. Eduardo Mondino, candidato de Schiaretti, ocupa el segundo puesto con el 23,2 por ciento. Son dos senadores los que entran por la mayoría y uno por la minoría.

Para diputados el panorama es diferente. Quien encabeza los sondeos es el radical Oscar Aguad. En tanto Gumersindo Alonso, el postulante de Juez, queda tercero detrás de Francisco Fortuna, representante de la lista de Schiaretti. El escenario para el kirchnerismo en Córdoba es catastrófico: con los números actuales no renovaría ninguno de sus dos senadores y de las cuatro bancas que pone en juego en la Cámara Baja sólo retendría una.

Profeta en su tierra. El Frente Cívico y Federal, que integran el radicalismo y Cobos, lidera las mediciones en Mendoza Para senadores, la diferencia que sacan asciende a 8 puntos (30% a 22%), y para diputados el margen es más estrecho, pero la fuerza del vice saca casi cinco puntos (24,2% a 19,6%).

La disputa en ambos casos es con el Frente para la Victoria, que a nivel provincial tiene como referente al gobernador Celso Jaque. Los mendocinos, además de rechazar la gestión de Cristina, reprueban la de Jaque aún con más determinación (77 por ciento).

Las mediciones eran muy parejas hasta hace dos semanas, pero desde que Cobos se puso la campaña al hombro los números cambiaron. "La elección está polarizada entre Jaque y nosotros. El Partido Demócrata en esta vuelta quedó relegado", indicó a PERFIL el senador Ernesto Sanz, que apuesta a renovar su banca radical. El kirchnerismo pone toda la carne al asador para respaldar a los candidatos de Jaque. Por eso el operador de Kirchner, Juan Carlos Mazzón, desembarcó en la provincia hace 20 días con instrucciones de criticar a Sanz, pero no a Cobos, por su alta popularidad.

Comentá la nota