Una derrota de los reformistas

Después de estar dos años en minoría, la izquierda estudiantil recuperó la mayoría en el cogobierno de la universidad, con un frente compartido por agrupaciones independientes y partidarias. El primer objetivo –advierten– es enfrentar la elección de rector.
A través de una alianza entre las agrupaciones independientes y las partidarias, la izquierda estudiantil volvió a ocupar la mayoría en el cogobierno de la UBA. Ese fue el resultado que arrojó la asamblea del claustro de alumnos realizada esta semana para conformar el Consejo Superior de la institución, que además dejó en minoría a los espacios reformistas vinculados con el radicalismo universitario. El primer objetivo que se plantea la nueva mayoría es enfrentar las asambleas –que consideran "antidemocráticas"– convocadas para elegir consejeros de profesores, de graduados y, finalmente, el 14 de diciembre, al rector. Los dirigentes estudiantiles anunciaron que convocarán a una movilización y evalúan si intentarán impedir la elección.

"Vamos a profundizar el proceso iniciado en las elecciones de consejos directivos", señaló Ignacio Kostzer (La Mella), consejero superior electo. "En el claustro de profesores está el principal problema, porque sólo el 15 o 20 por ciento de los docentes son los que terminan controlando el 50 por ciento de la representación en los consejos", dijo a Página/12, fundamentando la calificación de la asamblea como "antidemocrática".

Compuesto por las agrupaciones independientes La Mella y MLI, aliadas con las listas estudiantiles del Partido Obrero y el PCR (CEPA), el frente "Por otro 1918" reunió 27 votos de representantes alumnos y tendrá cuatro de las cinco bancas disponibles para el claustro en el Consejo Superior. Los espacios reformistas, conformados por radicales, socialistas e independientes –como Nuevo Espacio, Nuevo Derecho, Alianza, AFO y otras–, tuvieron la adhesión de 16 consejeros de facultades y sólo tendrán una banca en el Superior.

"El triunfo de la izquierda y de los independientes es un triunfo contra la política de (el rector Ruben) Hallu en los últimos tres años", señaló el consejero electo Cristian Henkel (PO), actual presidente de la FUBA. La victoria de los espacios de izquierda en el cogobierno de la UBA da un vuelco con respecto a la conformación que tuvo el Consejo Superior en los dos últimos años. A principios de 2008, los espacios reformistas habían logrado desplazar de la mayoría a la izquierda, encumbrada después de 2001. El reformismo se había mantenido fuerte en las facultades profesionalistas, aunque sufrió la fragmentación de Franja Morada, que prácticamente ya no se presenta con ese nombre.

"Perdimos porque tuvimos algunos problemas internos dentro del bloque. Consejeros aliados como los de Sociales se quedaron sin representación y en otros casos se quedaron con un solo voto", señaló Carlos Jara (Nuevo Espacio), actual consejero por la mayoría. También incidió que Nuevo Espacio, de Económicas, se haya enfrentado en las elecciones para consejo directivo en Medicina con un antiguo aliado en el Superior, el QRS, mayoría en Medicina. "Lo que tenemos claro es que el 75 por ciento de los estudiantes votó a favor de las agrupaciones reformistas", agregó Jara, en alusión al resultado obtenido en las facultades más pobladas.

"Le exigimos a Hallu que cumpla con la promesa de reformar el estatuto en el punto de las formas de cogobierno. Está intentando cerrar su reelección sin cumplir y vamos a movilizarnos el 14 de diciembre", avisó Kostzer sobre los pasos que seguirá la izquierda estudiantil. En el mismo sentido se expresó Henkel, que además destacó que van a "impulsar la movilización en los consejo directivos contra los decanos". También resaltó que reclamarán en contra de "la asamblea antidemocrática, reaccionaria e ilegal que se va a hacer con consejeros que no asumieron al momento de votar para elegir un rector".

Otro de los puntos que figuran en la agenda de los estudiantes es el congreso para renovar autoridades de la FUBA. "Estamos consensuando la posibilidad de convocar a un congreso para elegir autoridades antes de fin de año", sostuvo Henkel. La Mella aspira a "que se realice antes de la asamblea del 14", según dijo Itaí Hagman, dirigente de la agrupación. La discusión, por ahora, consiste en las condiciones en que se hará el congreso. "Vamos a participar si las reglas son claras y se cumple con el estatuto", anticipó Jara. Las agrupaciones reformistas, por un lado, y las de izquierda, por otro, analizan conformar frentes comunes para disputarse la FUBA.

Comentá la nota