La derrota no parió cambios

Por: Ricardo Kirschbaum

¿Quién anunció el cambio de gabinete? El vocero de Néstor Kirchner. Se podrá argumentar que Alfredo Scoccimarro es, también, un funcionario de la Casa Rosada. Pero su principal tarea es trabajar con el ex presidente. En este caso el simbolismo es perfecto y la elección del portavoz no puede ser escindida de la decisión política de persistir en la misma conducta que ha tenido el Gobierno hasta aquí

Tampoco de la fuente política que ha tomado la decisión, Néstor Kirchner. No se ha guardado ni la forma, aunque este asunto al Gobierno siempre lo ha tenido sin cuidado. El anuncio oficial podría haber estado a cargo de los funcionarios que la Presidenta ha nombrado para esos menesteres y que, por razones que nadie explica pero que todos imaginan, no lo hacen. La derrota electoral, en este caso, ha provocado este movimiento de funcionarios, un cambio de roles en el mismo elenco. Fue un enroque kirchnerista. Sólo se ha incorporado a Julio Alak como nuevo ministro de Justicia y Seguridad, cediéndole la presidencia de Aerolíneas a los sectores sindicales que han sido adictos a la Casa Rosada.

Massa vuelve a Tigre. Sus intentos de cambio, luego de la renuncia de Alberto Fernández, terminaron pronto. Su influencia en el núcleo de poder, también. El buscó que Moreno abandone el Gobierno, por ejemplo. Y se estrelló, como otros, con la intransigencia de Kirchner.

Moreno es un superviviente. Es otro símbolo de que nada ha cambiado en el universo kirchnerista: Boudou sabe que, mientras esté el secretario de Comercio en órbita, su papel de ministro tendrá recortes y opacidades, nunca tantas como las que tuvo el gris Carlos Fernández.

La derrota electoral parió movimientos en el poder pero no cambios. Kirchner es fiel a sí mismo.

Comentá la nota