Derogarán la ley original del Siprosa debido a sus múltiples reformas

La Legislatura dispondrá la supresión de unas 4.000 leyes para poder sancionar el Digesto.

La decisión parlamentaria de dar de baja a unas 4.000 leyes implicará una sucesión de sesiones de la Legislatura todavía no calculada. Por lo menos, la Cámara se reunirá entre este martes y viernes, a partir de las 8, para tratar de concluir con la tarea. Si no logran terminar con las derogaciones y las caducidades, los legisladores volverán al recinto el martes siguiente. Luego aprobarán el Digesto Jurídico Provincial, que reunirá a unas 1.200 normas generales vigentes.

Buscaron salvarla de cualquier manera, pero debieron sincerarse: una muerte digna era mejor a una sobrevida forzada. Con pesar, el peronismo admitió incluir a la ley original de creación del Sistema Provincial de Salud (Siprosa) entre el numeroso grupo de normas que serán derogadas en la sesión de la Legislatura que comenzará este martes, y que todavía no se sabe cuándo concluirá tras sucesivas prórrogas (ver “Numerosas ...”).

La Ley 5.652 fue reiteradamente reivindicada por el justicialismo como un ejemplo de planificación, ya que creaba un ente encargado de controlar todo el régimen de salud provincial y disponía la carrera sanitaria. Sin embargo, las múltiples y numerosas reformas sufridas desde su promulgación en setiembre de 1984 la desnaturalizaron de tal modo en su génesis que fue agregada a las casi 1.000 normas que serán derogadas.

La decisión fue confirmada por el presidente de la comisión encargada de elaborar el Digesto Jurídico Provincial, José Alberto Cúneo Vergés, quien fue uno de los impulsores del Siprosa como ministro de de Gobierno, Educación y Justicia de Fernando Riera.

“Esa ley es muy cara para el peronismo, porque fue la primera con un mecanismo de consulta popular y participativa, pero sufrió muchas modificaciones y era imposible sostenerla desde lo técnico”, explicó Cúneo Vergés.

Además, los legisladores dispondrán que unas 3.000 leyes más sean declaradas caducas por tener su objeto cumplido o su plazo vencido, como ocurre con las normas de emergencia que no se transformaron en permanentes. La limpieza alcanzará a las disposiciones que están expresa o implícitamente abrogadas por otras posteriores, mientras que entre las vigentes se distinguirán las de alcance general de las que sólo afectan a algunas personas o grupos de personas (llamadas individuales).

Para evitar litigios

Entre las leyes que se mantendrán figuran los presupuestos anuales aprobados desde el 84, porque contienen disposiciones que siguen produciendo efecto y una supresión generaría conflictos. Lo mismo ocurre con la ley del Bono Solidario (BOSO), ya que todavía hay empleados que tienen derecho a cobrarlos.

En caso de duda sobre el impacto social de la eliminación hacia terceros, se optará por mantener la vigencia. De este modo, además, se evitarían eventuales litigios. Por el contrario, las iniciativas de raíz histórica aprobadas a partir de 1852 (como la Ley 1, que califica de tirano a Juan Manuel de Rosas a poco de haber sido derrocado o muchas vinculadas con el ex Banco de la Provincia de Tucumán) serán derogadas. El período de producción legislativa 1812-1852 será compilado en un anexo especial, por el trabajo del historiador Carlos Páez de la Torre.

El análisis se hizo hasta la Ley 7.993, aprobada en diciembre del año pasado (alrededor de 2.000 ya están derogadas); desde entonces se sancionaron 146 más.

La sesión será abierta con una exposición de Cúneo Vergés, de los miembros de la comisión y de Páez de la Torre, y luego comenzarán las derogaciones ley por ley. En cada una, se explicará su contenido y el motivo de la supresión. Sobre este aspecto trabajaron todas las comisiones parlamentarias y los equipos legales de los distintos ministerios del Poder Ejecutivo.

Después, en otra sesión especial antes de fin de año, se aprobará el Digesto, aunque limitado a la compilación de las leyes vigentes. Durante 2009 se trabajará en la unificación de los textos dispersos que traten un mismo tema.

Comentá la nota