Derivaciones políticas por la remoción de Mariela Ferrari

Trajo derivaciones políticas la remoción de Mariela Ferrari como Prosecretaria Administrativa del Concejo Deliberante de General Ocampo, decisión tomada en sesión secreta con la abstención de la concejal quintierista Elsa Arriba.
Fue el miércoles próximo pasado, cuando los concejales designaron como nueva Secretaria Deliberativa a la ex concejal Graciela Massud, votada por unanimidad, y con el cargo vacante por renuncia fundada en razones particulares, de Miryam Velázquez de Brúculo.

En lugar de Ferrari, fue designada Johana Montivero, quien recibió el voto afirmativo de los concejales quintieristas Paola Luján y Sergio Quintero; y de los bederistas José Luis Zárate y Alicia Carrizo, absteniéndose Elsa Arriba.

Una vez designadas, las nuevas funcionarias prestaron juramento ante el viceintendente Juan Ramón González, que invitó al público a retirarse del recinto, luego de rendir un minuto de silencio en homenaje al fallecido Raúl Alfonsín, con la Bandera a media asta.

Previamente también se autorizó al Ejecutivo a gestionar ante el secretario provincial de Minería, Oscar Lehz, la reactivación de la producción de ladrilos en la ciudad de Milagro y de dar lectura un pedido de construcción de un camino, elevado por vecinos de San Cristóbal y Los Alanices.

MALESTAR QUIENTIERISTA

En el espacio político que conduce el intendente Alejandro Quintiero "cayó muy mal" la decisión de la concejal Elsa Arriba de no apoyar la decisión de remover a la ex prosecretaria administrativa Mariela Ferrari y su posterior reemplazo por Johana Montivero.

Los seguidores de Quintiero consideran "desleal" esa actitud y se preguntan qué hará en el futuro Arriba, si seguirá en el espacio o formará un nuevo bloque. Los quintieristas esperan que se pronuncie al respecto.

Comentá la nota